Ir al contenido principal

Salimos?



En el Provincia me encontré con mi amigo Marcos, con quien compartí buena parte de mi infancia. Dados mas a la contemplación de la vida que al fútbol, con Marcos filosofábamos en la puerta de mi casa, devorando SuperBasookas de naranja. Después el se iba y yo lo acompañaba hasta la mitad del camino, que era la vía. Como seguíamos conversando, llegábamos a su casa y seguíamos el tema en su vereda. Después juntos hasta la vía y así de seguido. Después Marcos se hizo arquitecto, yo periodista y nos subimos a trenes diferentes.
En esta brevísima charla en el banco, mi amigo y yo llegamos a los hijos, con el asunto de su sedentarismo, ese que los lleva de la tele a la compu y de la compu a la tele. Pero mas que nada a su encierro permanente, su arresto domiciliario.
Los chicos de hoy tienen pocos lugares donde estar: la casa, la escuela, la casa de un pariente, el lugar donde toman un curso. Un itinerario fijo y seguro, donde cambiar un cautiverio por otro.
El problema, claro, es la inseguridad, palabra que todos repiten tanto, que pareciera que aumenta en importancia. Cuando circula entre nosotros, el mundo entero está en guerra con nosotros, la minoría de honestos. Los casos policiales se relatan con tanta insistencia que tienden a multiplicarse hasta el infinito. Es como los períodos inflacionarios: la velocidad con que circula una moneda, aumenta en forma artificiosa la cantidad de moneda circulando.
Claro, yo que no creo en las mayorías y su discurso, debería sentirme tranquilo, pero no. De un modo u otro repito la forma de vida del común, por lo que mis hijas también están adentro. Y el que mis hijas no salgan, aumenta la inseguridad.

Dice el psicopedagogo italiano Francesco Tonucci (autor de Con Ojos de Niño): “Hoy, los chicos no pueden salir de su casa. Los chicos dicen ‘Nos sentimos inseguros cuando las calles están calladas, cuando hay silencio y no pasa nadie, las personas están encerradas y no hay negocios abiertos ni movimiento’. Entonces, la idea es que los chicos vuelvan a la calle con la ayuda de todos. Por lo tanto, cualquier acción que se haga para que estén afuera, sin correr riesgos, ayuda. Los mayores tenemos que ayudar de lejos, porque sujetarles la mano les impide vivir su experiencia de libertad”. Y continúa diciendo: “la calle peligrosa es la vacía, no la calle vivida. Como hay peligro, hay que salir de casa para hacer una ciudad más segura”.

Ciertamente, podríamos sentirnos mas seguros si redefiniésemos el término vivir y el término infancia. Por mi barrio no hay chicos jugando en bandadas. Cuando dos o mas están juntos en la esquina, apuro el paso para llegar a casa. Si un buen día largásemos nuestros hijos a jugar a la calle, tal vez otro sería el cantar.

Pero para que eso ocurra, también los adultos buenos estaríamos obligados a encontrarnos. No digo siquiera que vuelvan las asambleas, sino que busquemos nuevamente el contacto humano.

"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada".
Edmund Burke

Comentarios

cachetazoalaviolencia ha dicho que…
Reconozcamos que al país así como está lo hemos hecho nosotros con nuestras pulpos, rastis y figuritas Azabache.
Hay que ver si esa niñez, (en la que ganaban los más bananas y los mas vivos eran los que jugaban al fútbol hasta las 11 de la noche) no convirtió la picardía en hijaputez y la travesura en evasión de impuestos.
No me confundo con usted, lo he escuchado en "el puente" por años y se quien es. Me alegra encontrarlo.
Y también me alegra que mis hijos no sepan jugar al fútbol.
Roberto Sánchez ha dicho que…
Sería lindo, unas calles más seguras, unos partidos interrumpidos al grito de : auto un buena para mi y para todos mis compa que incluya a todos los pibes del barrio, un caminar seguro sin que te roben en la esquina en que antes te escondías con tu vecina... sería lindo.

salud y buenos alimentos

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…