Ir al contenido principal

Lugar común la muerte

 
Esta noche se juega un clásico en el campo de la muerte. 
Todas las entradas vendidas y en esta ocasión entran también los visitantes. Ya se van pintando las gradas con los colores de cada equipo llevados en las banderas, los gorros y las vinchas. La afición maldonadista - entre la que me encuentro - entona sus amargos cánticos de verdad y de justicia. Canciones que vienen de lejos, bajando de generación en generación. Frente a ellos, los devotos de la valiente muchachada de la armada, con su barras nucleados en "La 44", cantan sobre la verdad histórica y el orden social. Ellos aseguran ser los únicos campeones legitimados del cotejo cortejo.
Pelo largo, pelo corto, cada plano detalle del fúnebre estadio  revela la pertenencia a una y otra afición. 24 de marzo y 2 de abril, tradición y progresía, los deudos comparten el sentimiento de aflicción por sus difuntos y aunque un abismo los separa, a todos los van a afectar las mentiras y nadie sabe con qué malevolencia fallará el árbitro que tienen en común en esta lid.


Nuestro lugar común es la muerte. No hablo de la humanidad, no hablo de la especie descripta por Heidegger como la única consciente de su propia finitud, hablo de cierta Argentina necrológica que bien contara Tomás Eloy Martínez en un lejano libro, Lugar común la muerte, que por acá les comparto en un PDF.

Nos definen los muertos que lloramos. Dorrego, Lavalle, Rosas, Mitre, Yrigoyen, Evita, Perón, Kirchner. Nos determinan las lágrimas y la bronca por la parca injusta, poniéndonos en orillas demasiado distantes acerca cuando es justicia y cuando no lo es en absoluto. Aunque todas las lágrimas se parezcan, lloramos a distintos muertos.

 Esta noche se conoce la autopsia de Santiago y medio se confirma que están muertos los submarinistas. Tragedias argentinas sí, pero escritas por distinto autor, con diferentes actores, parlamentos y escenario, para distinto público.
Alguna parte de La 44 se ha muerto de la risa durante 100 días por las tribulaciones maldonadistas, se pudo haber burlado del artesano, del hippie, del pelilargo que cortaba rutas. De este lado, de mi tribuna inventada, no ha salido ni una burla, ni un sólo "bien muertos están". 

Al contrario, nos hemos sumido en una congoja confundida e inefable.

Me rompe la cabeza que este damero de mortandades se parezca a la Argentina del 82, dictadura y Malvinas, aquella grieta primigenia entre los crímenes aberrantes del Estado terrorista vs. las obvias y esperadas consecuencias, las meras bajas de las guerras.

Pareciera que la historia se nos cagara de risa, buscando rimas entre tiempos distantes, subiéndonos de prepo a estas gradas tétricas para alentar cada uno a nuestro club cadavérico.

Y sin embargo, visto todo desde bien arriba, con los ojos digitales de un dron, siempre es el mismo poder el que se ríe, usando a los argentinos como muñequitos, sean tatuadores de El Bolsón o suboficiales morochos correntinos. Siempre el desprecio por la vida, siempre la santificación de la propiedad privada por sobre ella, siempre la propiedad de los grandes propietarios sobre los derechos de las enormes mayorías, siempre besar las bolas de los imperios, siempre taparlo todo con cemento o con la mentira organizada que ladran con entusiasmo mundialista sus periodistas más falderos.

 Esta noche tenemos de nuevo el espectáculo de la muerte, para seguir amedrentando a los vivos, para que bajemos un escalón, hacia la condición de sobrevivientes.

La muerte que es abono para un puñado de vivos, los mismos de siempre.
Así no hay cómo descansar en paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…