Buscar este blog

viernes, 26 de diciembre de 2014

Pulso

Para que el ventilador refresque mis axilas,
me tomo de la madera curva del respaldo de la cama, con ambas manos. De tal manera que los dedos, apretados allí, se autoperciben el latido de sus venas.
Por un instante creo que es la cama la que tiene pulso, que es ella la que está con vida.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me ha hecho pensar en un latido curvo....