Ir al contenido principal

a medio día de la Nochebuena

Lo pensó dos veces, se afirmó en el volante con la mano izquierda y me miró entornando el cuerpo. Noté que su mano derecha se apoyó primero en la rodilla, para luego flotar reafirmando lo que me diría.
- Sabés qué pasa, es mi sueldo lo que está en juego...
Se que hubiera preferido que lo discuta, que diga la frase ingeniosa que se me ocurrió después (qué, si ven que llevaste un perrito no te pagan?) o que lo putee,
 En cambio lo dejé que me viera ver muy serio su verdad relativa y pequeña que se llevó el viento de la costa. No te preocupes - le dije - andá tranquilo, y tomando a mi hijita del meñique nos corrimos un metro del encuadre que nos hacía la puerta. Quise que lo ganara la amargura de ser tan idiota.

- Uy, qué lindo - nos dijo una señora mientras acariciaba a Tomy.
Lara debió sentirse una paria en el momento en que nos rechazaron por su cachorro en brazos.
Llamé a un remis, y dí por dirección la parada de colectivos.
 En tanto, un negrito apoyado en un poste, se sumó a la rueda adonde le contaba a la viejita lo que había pasado.
- Y por qué no juntamos unos pesos y nos vamos en un taxi.

Todo me parecía irreal, en este mediodía de 24 de diciembre. Si bien no contesté a la propuesta, el morocho se puso a parar taxis. Un gordo casi se detuvo, pero siguió, revoleando el brazo y puteando, cuando le dije al nuevo líder que suspenda, que el remis estaba en camino. Con la señora coincidimos en que no estaría bien que el coche no nos encuentre.

 Cuando llegó y paró un poco más allá, me di vuelta y le dije eh flaco, vení, dale que vamos (la señora desistió con una excusa, pero creo que le pareció osada la movida). Me estiró veinte pesos y subimos, él adelante y mi hija, el perro y yo detrás.
- Vos adónde vas, flaco
- Yo por ahí, Buenos Aires y Colón, por esa zona.
  Como ya eran demasiados dos desconocidos, con Lari nos pusimos a hablar de cualquier cosa, mientras el remisero evitaba seguir -con un silencio rotundo- las conversaciones amistosas que nuestro socio ocasional le proponía.

 Durante todo el trayecto pensé que podría ser un error. Que el otro pasajero podría ser asaltante, que tal vez lo haya percibido el chofer, que podría encañonarnos y llevarse nuestro poco dinero, al rope, lastimarnos. Pero también pensé que podría ser un acierto, que había una lección en este viaje trivial, la de asumir el riesgo de las cooperativas espontáneas, y que el hábito no hace al monje, ni su manera de hablar, ni su color.
El flaco era lo que era, un pibe algo callejeado que quería comprar cosas para irse a la casa. Bajó, nos saludo apenas, y se fue.
Y el remisero, que sí empezó a hablar con nosotros, con el que convinimos en que el mundo está loco en las fiestas, el remisero que habrá sentido un ligero temor de que lo afanen, ese buen muchacho me cobró diez mangos de más, cosa que comprobé demasiado tarde, cuando el auto se había alejado, contando mi cambio en la vereda.

Es difícil confiar.
Pero hay que hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…