Ir al contenido principal

La nena abanderada


A mí lo que me sorprende es la naturalidad con que mi hija L. se toma haber sido designada para llevar la enseña patria el 25 de mayo. Con mucha felicidad, obviamente, pero sin magnificar el hecho de que la haya elegido el cuerpo docente por su buen promedio. 
 Ir a la bandera es un cargo electivo. Para la bandera nacional hay un voto indirecto fundado en el desempeño escolar (se me ocurre que allí hay un paralelo en cómo las provincias designaban los senadores antes del '94, para formar parte de la Cámara Alta). En cambio, para la feaza de provincia rige el voto de los compañeros, sea por el carácter solidario del candidato o por una popularidad de origen incierto, que tanto podría estar basada en la eficiacia en meter goles, tener casa con pileta o la mera simpatía (podría ser como la conformación de la Cámara Baja; no se sabe del todo por qué se vota lo que se vota). Cuestión que mi pequeña podría ser abanderada de cualquiera de las dos, disculpen la jactancia.
 Cuando yo iba a la escuela, los tragas, los que más tarde -fruto del mucho consumo de series y dubujos norteamericanos- serían los nerds, constituían una casta muy especial, llevaban el guardapolvo más blanco y más planchado, usaban lapiceras Sheaffer o Parker y en la solapas brillantes escarapelas sólidas, de metal o de plástico, como las que usaban las maestras, y no esas cintas deshilachadas, que el resto comprábamos de emergencia. Se sentaban en grupo conforme lo indicaba su status (como sus contracaras de tiratizas impresentables que se ubicaban en los fondos) y se sorprendían afectadamente cuando les entregaban sus exámenes con verdes dieces rutilantes. Toda una opereta inmunda que comenzaba en los patios, al salir a respirar después de la prueba, cuando los muy hipócritas lloriqueaban el seguro fin de sus carreras, para que el resto de los mortales, sí sujetos a los vaivenes de nuestra  fortuna académica, debamos recordarles la imposibilidad estadística de que saquen menos de un 9. Todavía los veo allí, a Bertagno en la primaria, y a Huici en la secundaria, fingiéndose interlocutores del mismo destino que nosotros.
 No voy a exagerar, lo mío era ser del grupo de los 8 (con secuencias del tipo 7,7,8,8,8,9,9,8,6,8,5, 7 cincuenta) agraciado por las altas notas, desgraciado por las bajas, buscando el equilibrio y la supervivencia, con algunas reservas y algunos desbalances en la balanza de notas, en los que había de trabajar duro para pasar años sin que se caigan las materias.

 En cambio L. ni se da cuenta del fulgor de sus logros escolares, no es tema siquiera para ella, los toma como quien subiera el Aconcagua para ver si viene el colectivo. Eso es lo que me llena de orgullo. Más que las calificaciones y la distinción de elevar el pabellón patrio durante el himno, me conmueve su simplicidad, su don de gente, su extremada sensibilidad hacia el otro. 
Quiero tipas y tipos como ella para representarme.

Todos nuestros hijos son valiosos, cada cual a su modo. Yo voto por mis hijas.
Tenemos patria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…