Ir al contenido principal

Hay que refundar la juventud



   Que no decaiga la militancia. Se andan necesitando más chicos que militen. En cualquier cosa, en la iglesia, en los scouts, en partidos políticos, movimientos sociales, en colectivos de arte. Pibes que muevan.
 O se involucran y participan, o tendremos que idear una forma de refundar la juventud.



Porque el sistema* nos la está quitando; esta vez no los desaparece sino que desaparece la batería de valores de los que supieron armarse los jóvenes a partir de los '60: rebeldía, incorformismo ante lo establecido, ganas de quemar el viejo orden, exigencia de lo imposible.

*El sistema que es un Hidra de mil cabezas, y que no se puede decapitar porque es acéfalo.
El sistema que no tiene una oficina central llena de villanos en una mesa, planeando la destrucción del espíritu humano.
El sistema al que las cosas parecen salirle de ojete, al que las cosas le salen bien porque cada vez encuentra menos oposición y se puede dedicar una y otra vez a rectificarse por la vía del ensayo y el error.
Ha pasado de moda hablar del sistema, es otro triunfo del sistema. Cuando digo sistema digo capitalismo, digo el orden establecido, el orden mundial, el orden nacional, el orden en sí.

  Tenemos pastillas, celulares, dispositivos electrónicos, reiki, ayurvedismo, marihuana, fernet, fútbol, redes sociales, onanismo y otras formas de evasión.  
Todo para SOPORTAR el orden establecido.
Todo para SOPORTAR un sistema insoportable.

   Bien pensado, de haber una cuartel general del sistema, podrían reducirlo todo a un simple supositorio, cuestión de adicionarle una carga simbólica a eso de meterse en el ojete las ansias de elegir otro camino, entre los muchos posibles, que hoy se nos hacen invisibles.

 Digo que sería lindo que haya más militantes, no menos. Porque vengo observando que los pibes y pibas con alguna militancia son los únicos que demuestran que puede saltarse el cerco con el que los rodeamos, más o menos sin querer.

  Tenemos una escuela que enseña a los niños a adaptarse. A ADAPTARSE, entendés. No a entender y cambiar, no a estudiar la manera de contrariar la supuesta naturaleza que deja a los pobres y a los ricos en compartimentos estancos, no a empujar la movilidad social, atropellarla si se queda quieta, no a prender la chispa de la revolución planetaria por la vía del conocimiento. A lo que más enseña la escuela, es a adaptarse. 
Pero es un tema largo. 
Al que habrá que sumarle a los padres que no dejan crecer a sus hijos para no perderlos como amigos.

  En la era de las comunicaciones, la comunicación habla de si misma, la comunicación es puro entretenimiento, en lugar de la herramienta para la emancipación, un gigantesco par de latas unidas por un piolín, mediante el cual decirnos que es divertido escucharnos la voz. 
En la era de las comunicaciones nos hemos quedado sin mensaje, 
o como dijo Mc Luhan EL MEDIO ES EL MENSAJE. El mensaje es que tenemos medios a patadas, aunque nuestra cabeza se vaya vaciando de quedarnos mirando.

  En este marco cultural ansiolítico, vivo viendo pendej@s que se rinden antes de empezar, vivo viendo cierta juventud descafeinada que me quiere vender abulia por rebeldía.

 Cuando hay un excepción, esa excepción es militante. Me da lo mismo si es K, anti K, groupie de Bergoglio, observador de aves o troskovegano, cuando veo un militante, veo alguien con quien se puede discutir, que en cualquier momento va a hacerlo, que tal vez esté tratando de formarse para servir mejor a su causa. En suma, que se va a interesar por saber en qué mundo vive, porque algo en sus preferencias ideológicas le susurra que hay cambios necesarios por hacerse.


Comentarios

eduardo wolfson ha dicho que…
Creo que fue Sartre el que dijo "La corrupción es el sistema" La juventud parisina del 68 exigía "La imaginación al poder" Allí lo abstracto, en cambio en el 69, nuestro Cordobazo fue concreto. Hubo una primavera camporista, y al fin la joven militancia vio a Perón en el balcón imponer la democracia de López Rega. Llegaron los milicos, y sin haber hecho nuevos cementerios, se dieron cuenta que el río y el mar servían para sacarse el lastre de los jóvenes militantes. En el 82, se dieron cuenta que en sus mismos cuarteles tenían colimbas de 18. Decidieron convertirlos en héroes peleando una guerra anticolonial, mandándolos a matar antes que se conviertan en militantes, y a los sobrevivientes, dejándoles el horror para los tiempos, para que el suicidio los convierta en osamenta.

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…

Me chupan la pipeta

Carlos Fernando Arroyo es el peor intendente que ha tenido Mar del Plata, en toda su historia. Más, posiblemente sea el peor intendente que tiene o tuvo o pueda tener el país.
El viejo es todo lo que está mal.
Si yo hubiera sido un pésimo alcalde en el pasado, vendría a este presente para agradecerle a don Arroyo que nos haya subido la cotización a todos los que éramos los espantosos.
Pero tiene su público eh, hay que decirlo. Suele pasar que los gobernantes de mierda representen a una parte del pueblo igual o más mierda, y Mar del Plata tiene material humano de sobra para erigir mamotretos como Arroyo. No te digo, que tirás una piedra con los ojos cerrados y le das a un viejo choto que te putea en idioma racista.
La última del intendente rancio es la Tolerancia Cero, nada, nada, nada de alcohol al conducir. Ni perfumina, ni alcohol en gel, ni alconasta, NADA, ni para mojarse los labios.
El pensamiento mágico funciona así. Usted no es arroyista ni cambiemita, pero le hablan de Tolerancia …