Buscar este blog

miércoles, 4 de junio de 2014

Hippies del orto (mi giro a la derecha)

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Simpsons el Sr. Burns: "ah! la madre naturaleza necesita favores. Pues debió pensarlo cuando nos asoló con sequías, inundaciones y monos sidosos. Ella inició la lucha por sobrevivir, y ahora está renunciando porque está perdiendo. Pues yo digo mala noche"

En la naturaleza, uno se quebraba el tobillo y moría. Le daba gripe y moría. Etcétera. Suerte que nos sobrepusimos a ella y creamos maléficas corporaciones de laboratorios que fabrican antibióticos.
Porque los laboratorios son malos, es verdad. Bayer, el de las aspirinas, también fabricaba el Zyklon B, veneno con el que los nazis mataban gente en los campos de exterminio. Podríamos comprar aspirinas de otra marca. Eso no quita que sea más práctico ir a la farmacia a buscar ácido acetilsalicílico, que rastrear un sauce, sacarle 8 kilos de corteza y ponerlos a hervir para una simple jaqueca....

Ah, no, pará. Dicen los neohippies que en su mundo natural de florecillas y colibríes, la enfermedad perecerá mientras corremos descalzos en los campos...Les tengo una mala noticia, maestros: no me hago tiempo para ir a salticar a lo heidi, como tampoco lo tengo para cultivar tomates, rúcula y cannabis, tampoco lo tengo para que evitar caer en las garras de Google desarrollando mis propios servidores, no puedo ahora mismo ir a liberar a Snowden y Assange, vivo en un edificio que ya no admite que construya mi departamento con botellas recicladas!!!! VIVO EN EL SIGLO XXI!

Me calmo, me calmo....respiro, me enyoguizo...

Si vivo en el siglo XXI es para:

no tener que degollar yo mismo a los chanchos,
si comer carne es malo, no tener que plantar zuchinis,
delegar en la ciencia médica la atención de mi salud,
aprovechar los adelantos de la comunicación para enviar mensajes instantáneos,
etc.
Si no, me mudaría a la edad media.

Otra vez, soy consciente de la maldad del mundo. Y me rebelo ante ella. Pero la rebelión no puede ser esta búsqueda de caminitos alternativos de señoras burguesas. Cambiemos desde la política, atendamos a lo urgente (calefacción en las escuelas, por ejemplo) con un trabajo sobre el futuro (desenriquecer a los ricos que se quedan con la torta); seamos colectivos en lugar de atender la propia huerta, esa que da placeres onanistas y autocomplacientes mientras no cambia nada, mientras el 99,9% de la población cae en las garras que los neohippies sí evaden individualmente (ah! porque el cambio social vendrá de la suma de cada pequeño cambio en los patrones de consumo. Tomatelás).
Cambiemos la medicina, pero no reemplacemos siglos de progreso por la vuelta a los chamanes.
Derrotemos a diablos como Monsanto, pero seamos conscientes de que hay un mundo con 7 mil millones de personas que alimentar, y que eso requiere de formas efectivas y a gran escala de producción de alimentos.
Destronemos a los laboratorios, pero no empecemos por dejar a nuestros hijos en las garras de la viruela o de la polio.

Mugrosos hippies.

6 comentarios:

mochila0002 dijo...

En rigor, si nos ponemos ortodoxos, esto no es un giro a la derecha sino lo contrario. Basta con volver a las fuentes. Coincido casi en todo, aunque por una razón de épocas compartidas sigo queriendo a los hippies. Yo padezco el mismo riesgo de enfrentarme a mis afectos por oponerme al snobismo de turno (escuelas Waldorf incluídas)

Anónimo dijo...

Me reí, pero te fuiste a la mierda jorge! Muchos de ellos, además de proponer otros modelos de consumo o de vida, se organizan y dan pelea. Es decir, no todo es individualismo en la vida del hipismo. Creo que eso hay que respetarlo. Y, además, hay muchos matices dentro de la tribu, la generalización los ridiculiza, en muchos casos, injutamente. No es un giro a la derecha, pero algo soberbio suena...

El Editor dijo...

Muy bueno, aunque estas políticamente incorrecto. La ¿lucha? jipi ahora pasa por fumarse, criticar a la medicina, hacer malabares y proponer un estilo de vida inviable. Como dice un amigo "estoy podrido de los jipis hijos de terratenientes" ¡asi es fácil ser jipi!

Claudio dijo...

Ahhh Jorge, estoy llorando de emoción...

No me siento tan solo en este mundo por opinar de esa forma políticamente incorrecta que aunque se vea poco progre, para mi es mucho más pogre que el liberallibertario anarcoprimitivismo de estos zombies permaculturales/hippies de internet.

Jipies que consideran que salvan a Gaia reduciendo su huella de carbono defecando en baños secos mientras postean en feisbu usando su dispositivo móvil fabricado con minerales (que requieren que exploten montañas para extraerlos) y/o usando la PC, que deglute carbón, petróleo y/o calor generado radioactivamente, a través del tomacorriente... o que sueñan con alimentar a todos y todas "orgánicamente", sin transgénicos ni tecnología para mejorar la eficiencia de la agricultura, y deliran con que se pueden tirar abajo nuestras ciudades para que vivamos en casas de barro, cubiertas usadas, excrementos y... paneles solares :/

Vayansé a bañar muchachos!

Severian Cave Canem dijo...

Genial, me encantó

Mariano dijo...

¿Del Veganismo a Linux? WTF? ¿Atacar minorías está de moda en el Siglo XXI?