Ir al contenido principal

Putos menos putos y negros más negros.

 Hay transgresión ahora o es de otra época? Murió el rock y nos queda nada más que el pop? Hay vanguardias artísticas, o les construyeron alrededor?

 En varios aspectos vivimos en una sociedad mejor a, por ejemplo, la que teníamos hace 30 años. La remanida pero cierta ampliación de derechos, nos tenía que conducir a constituirnos en una sociedad más feliz. Y esa mayor felicidad se corresponderá con una menor necesidad de ruptura con un orden menos represivo.
  Pienso en esto después de darme cuenta de que los putos son menos putos. Me explico rapidito: en la sociedad argentina, esta donde se ha consagrado el matrimonio igualitario, donde la libertad e igualdad de géneros es a todas luces una conquista que nos beneficia de manera colectiva, en esta sociedad de ahora nos resultaría impertinente el humor de un Olmedo o de un Gianola, que en los '80 y '90 remedaban a los gays con pañuelito de costado, quebrando la muñeca y exagerando su homosexualidad. Creo que si bien eran caricaturas (por definición deformantes y groseras), se correspondían con una cultura represiva que obligaba a los homosexuales a exagerar de algún modo su condición, mecanismo para transgredir un concepto impuesto de normalidad, para dar un cachetazo a la idea colectiva de lo moralmente aceptable, diciendo acá estamos, respirando tu mismo aire.
   Hoy, al menos en los centros urbanos, los homosexuales son lo que son, nada más y nada menos que personas. Hablan normal, visten normal, tienen sexo en la intimidad como cualquiera, pueden casarse y -todavía con la necesidad de algún disimulo- adoptar un pibe. Y hasta me resulta discriminatorio hablar de ellos en tercera persona. Porque sería imposible imaginar este mismo pensamiento aplicado a "descendientes de italianos" o "petisos". Pero la historia de cada grupo es diferente, y en este han habido represiones, censura, cárceles, tortura y muerte. Como los judíos, discapacitados y gitanos, han padecido los campos de concentración en todo el mundo. Cuántos se casaron con el sexo opuesto para esconder la verdad.
 Pero también noto que, mientras esto pasa, muchos negros tienen que amanerar su negritud. El uniforme de gorrita roja, camperota hasta las pantorrillas y modales "latinos" o choreados del hip hop, son la expresión transgresora para con la sociedad blanca que los ve como peligrosos cuando deambulan por sus calles. Como la tez suele coincidir con la posición socio-económica, sería bueno ver cómo ampliamos derechos para ese lado.
 No se qué les pasa a los indios, porque afortunadamente se quedan afuera, allende la zanja de Alsina.

Comentarios

Theron ha dicho que…
Awesome!

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…