Ir al contenido principal

Escuchame una cosa vida. No puedo decir que nunca te reclamé nada, porque no he hecho otra cosa que reclamarte el camino que los sueños prometieron. Pero una vez de vez en tanto estaría bueno que salga mi número. Y fijate que en el fondo ni siquiera estoy seguro de quererlo, porque entiendo que la felicidad que proveés no es para llorones ni mendicantes, que a vos se te conquista con el mucho luchar, con el mucho honrarte. Pero es que levanto la cabeza de esta noria en la que me hallo metido y empujando y siento profundamente que algo me estás debiendo. Tenés que tener un premio para mí que se me olvidó reclamar. Es lo que hago ahora.
Ojo que también soy conciente de todo lo que me has dado o - quiero creer- he conseguido. Mis hijas, mi mujer, mi intelecto, mis manos y mis piernas.
Pero fijate si en un bolsillo no te quedó un trofeo, una torta de jamón una caricia un reposo inesperado un paseo por los caminos que deseché una ovación un lugar en tu cuadro de honor.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No pierda energías mi amigo, la vida no lo escuchará. No se ilusione ella no lo escuchará.
¿Sabe porqué?
Pues creo que cuando nos aventuramos por un sendero y no por otro, nos hacemos la vida. La hacemos a ella.
En esas relaciones con otros, con otras, que devienen en maridajes y florecen en hijos, vamos haciendo la vida.
Nuestras desiciones, ocurrencias, dislates, audacias, cualquiera de las acciones que la cabeza dicta y brazos y piernas realizan, van tramando la vida, como si se tratara de una alfombra mágica tendida sobre la nada. Y ahí arriba nosotros con nuestros particulares bagajes. No continuar la trama es hundirse en la nada.
Fíjese que es indispensable haber contado con cabeza, intelecto, brazos, piernas para caminar senderos, establecer relaciones, amar, fructificar. Con los primeros ya contaba, no se los proveyó la vida, y los segundos los construyó usted mismito.
Es como si Jesse Owens en mitad de los cien metros llanos, durante las olimpíadas de Berlin, se hubiera detenido a agradecerle lauros, o enrostrarle fatigas a la carrera de cien metros. ¡NOO! La carrera era él haciendo, con sus piernas, sus brazos, su intelecto.
Por todo esto es que estoy convencido que sus reclamos no serán oídos.
En cambio sé que es posible que desde la vida le llegue algún reclamo, si es que por mezquindad o pachorra usted no la hizo crecer o la concibió con debilidad constitucional.
O no la honró.
Siga construyendo su vida, que de trofeos, aunque no los perciba, usted está rodeado.
Salvo que quiera plata, o un coche nuevo y eso ya es otro yeite.
EL BÁSICO
JorgeK ha dicho que…
De esto hablaba, ve? No tenía otro sentido esta tonta botella al mar que encontrar un náufrago más sabio que me desdiga de mis boludeces metafísicas. Abrazo, amigo.
Anónimo ha dicho que…
Si,si, le acepto el abrazo por que ciertamente solo nos tenemos nosotros, la gran marea de náufragos que agita el mar. No hay deidad, ni ente suprahumano,ni divinidad de mágicos poderes; que creo es a quién Ud. se dirijía inconcientemente(o no tanto); que nos apañe, o socorra, o nos condene.
¿Sabía Ud. que una estrategia de supervivencia en el mar durante un naufragio, es unir mediante soguitas la mayor cantidad de balsas posibles para aumentar la superficie del grupo y permitir su visualización más rápida? Además de mitigar el desaliento de la soledad sabiendo que hay vecinos en la desgracia.
¡Vamos con ese ánimo que no está solo y venga ese abrazo!
EL BÁSICO( para nada el más sabio, solo algo más cascoteado)
JorgeK ha dicho que…
Para cuándo su blog don básico. Excelente lo de la balsas

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…