Ir al contenido principal

Un pensamiento para el más allá


Hola, tanto tiempo!
Dejaré aquí un pensamiento breve que me asaltó en una noche de insomnio y que quiero registrar para la posteridad. En una de esas, en el futuro lejano, un investigador accede a este blog de casualidad y este pensamiento se convierte en una frase de culto y me ponen al lado de Bernard Shaw, Jauretche o Platón.
Va (y ojo que amo la vida como loco), ahora sí va:

"Si el suicidio tiene como precio la condena eterna, conviene arrojarse de edificios altos. Da el tiempo suficiente para encontrar una razón para seguir vivo y transformarlo en un accidente"

Bueno, es eso. Si alguien frecuenta esta mina abandonada, les diré que tengo planes de volver y quitar las telarañas.

hasta luego
piensenló

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Jorge.
Una vez escuché a uno que dijo que, según estadísticas, un alto porcentaje de suicidas se arrepienten mientras se va consumando su propiocidio. Como que si te tirás del piso 12, al llegar al 7º ya te empezás a arrepentir, y en el 3º ya se te ve pegar brazadas al aire tratando de aferrarte a una mosca que pasaba justo por ahí.
Quién sabé entre cuántos tipos que pudieran contarlo pudo hacer el relevamiento.
Como chicana legal para el juicio final, tu teoría puede funcionar, pero como siempre se fijan en la intención, no será eterno, pero algunos años de purgatorio te vas a tener que comer.
Afectuosamente
Susana
el bueno de mí ha dicho que…
Y lo pienso y si, tenés razón y hacés bien respectivamente.
Desempolve mijo, desempolve, que hace bien y combate la gelatinización de los fluidos que deben fluir.
Imaginesé que sería de la monada si sólo quedáramos a la merced de los engripados.
Estése seguro que esto de escribir no es un suicidio, sino todo lo contrario.
Metele que son pasteles.
Anónimo ha dicho que…
Bueno si es por suicidarse de manera tal de eludir el postrer castigo, creo que el artilugio legal que los exime de toda punición, lo han hallado los fumadores. ¿qué otra cosa que un suicidio es el repulsivo y mal oliente vicio? Y es una actividad que se la puede comparar con el salto desde un edificio tan alto que demoran décadas en convertirse en una pesarosa mancha de espantosa vista, en el ya áspero, como asfalto, espíritu de los que lo bienquieren y que deben soportar la caída libre del obsecado ser querido. Aún a pesar de los ruegos por evitar el fatal brinco.
Pero es posible que en la oficina legal y técnica del más allá, hubieran dejado un hueco legal, y la pulsión succionadora de tabaco no sea considerada suicidio.
Pero igual es un autocidio aunque no esté penado.
Seguro que esto no le gustó , así que me hago humo.
Un abrazo(ahórrese el pico que tiene olor a pucho) de SERGIO.

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…