Ir al contenido principal

Salida invernal

Tras asistir a una magistral obra de teatro para niños* extraigo de tal actividad las siguientes dos reflexiones:
1) Los padres carecemos del gen del transporte ordenado de niños (ó yo carezco del gen...)
El teatro estaba abarrotado, sobre todo de madres con niños en plan de entretenimiento invernal. Después de hacerme de las entradas, nos ubicamos con las niñas en la cola de acceso. Al ver yo a una mamá mandando mensaje de texto, recordé -justo cuando estaban dando sala - que había dejado mi preciado celular en el auto. "Ustedes se quedan acá que me olvidé el teléfono". A sabiendas de la poca valentía de mis hijas para afrontar la permanencia en lugares llenos de desconocidos, hice la cuadra y media de distancia en un pique de ida y otro de vuelta. Sin aliento, jadeando, llegué hasta las chicas que esperaban sentaditas en un banco al lado de la entrada. Claro, los boletos los tenía yo. Quiso esa demora que las gradas se hallaran completamente ocupadas y los pocos espacios vacíos estaban cuidados con peligrosas caras de orto. De modo que mientras yo me ubiqué a los pies de una dama con un perro dimunuto, mis pequeñas fueron a sentarse en el piso frente al escenario, quedándome yo con sus camperas, la mía, mi bufanda, el gorro de Lari y las golosinas, cosas que se me iban cayendo haciéndome sentir un malabarista espástico. No sé por qué razón presiento que las madres se llevan mejor que los padres con estos asuntos.
2) Los niños son unos irrespetuosos. Antes íbamos al teatro a ver y escuchar, limitándonos a aplaudir con nuestras manitas o a reir estrepitósamente cuando los artistas -y sólo ellos- convocaban a la hilaridad. Estos pendejos no. ELLOS quieren ser la obra e interrumpen las líneas actorales con epítetos que alguna madre debe considerar graciosos. Así que, cebados por su éxito, repiten sus intervenciones QUE NO SON LAS QUE ESTOY PAGANDO. Obviamente, los actores de obras infantiles, esperándolas, aprovechan esas ocurrencias y las integran con gran talento a sus intervenciones profesionales. Pero no es el tema, el asunto son estos mocosos sobre estimulados que me fastidian. Culpo a docentes y padres a quienes imagino aprobando cualquier gansada porque en esa actitud dejan salir la capacidad expresiva infantil. El tema es cuando crecen y por poco escuchar, poco leer y poco apreciar, están completamente vacíos. Como docente terciario puedo decir que la mitad de los jóvenes son como rocas a las que le salen bichos bolita de sus bocas abiertas y babeantes cuando se les pide una opinión. Y ahora? No se te ocurre ninguna gracia? Eh?

* En fin, la obra en cuestión es "Maruja la historia de una bruja" (días y horarios en el siguiente post) y está interpretada por Paula Esteve y Gustavo Senese. Altamente recomendable. Posee una magnífica escenografía dispuesta en un ámbito que si faltara imaginación parecería reducido. Perfecta coordinación de luces y sonidos y un libro entretenido y de acceso permitido para nenes pequeños y no tanto. Con un ritmo y desplazamientos de mucha agilidad, esta pareja de actores marplatenses presentan una obra redondita y de mucha gracia. Desopilantes momentos en que la bruja (que se aburre hasta que se le ocurre la idea de volverse buena hirviendo a un príncipe) intenta chatear con Cachabacha ("ahora no le firmo nada su fotolog) o fracasa en su intento de invitar a salir a Harry Potter 7. Pulgar para arriba.

Comentarios

Analía ha dicho que…
Es verdad que no portabamos mejor en las salidas cuando eramos chicos.
Hoy llevé a mi hijito a su segunda experiencia teatral. El tema es que mientras una bruja bailaba arriba de un escenario, un nene de unos 6 años le gritó clarito: Bruja pelotuda!! la madre no dijo ni mu. Y la actriz dijo: a estos niñitos me los comería crudos, jajaa.
Anónimo ha dicho que…
¿Y cual es el problema de estar sin celular?

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…