Buscar este blog

martes, 11 de septiembre de 2007

Postales Hospitalarias I

En mi nuevo empleo como Secretario Administrativo Contable de un gremio hospitalario, me topo cotidianamente con algunas cosillas interesantes que, cuando las capture, serán traspasadas a esta pecera virtual. Aclaro antes de la primera, que algunos nombres y circunstancias serán alterados para resguardar la intimidad de los aludidos. Y para que no me saquen de un boleo en el culo.

La central

Jefa mía: - ...y para esta nueva oficina, necesitaría, de ser posible, que nos instalen una línea con salida directa.
Jefe de mantenimiento: - hay que ver si se puede hacer un desvío de otro lado, porque líneas nuevas no ponemos más.
Jefa de mí: - ah...¿y por qué?
Jefe de mantenimiento: - Porque no tenemos acceso a la central.
Allí imaginé que un muro de concreto habíase construído, que un operario habíase muerto llevándose el secreto de la ubicación de la llave a la tumba, que un sismo había vencido las bisagras y trabado la cerradura. No.
Jefe de mantenimiento: - Sabe qué pasa? Pusieron un banco, nosotros dijimos que no lo pusieran porque no podemos acceder.

Rato después dí en la planta baja con la central telefónica. No era como me imaginaba una compuerta o un embuche en la pared, se trata de una oficina ubicada enfrente del kiosko. Efectivamente, delante de la puerta hay un banco, y una señora y dos niños estaban sentados sobre él.

2 comentarios:

Roberto Sánchez dijo...

en la puerta de mi casa,
puse una planta de ombú.
Que boludo!!
ahora creció y no puedo salir...

Una onda así ¿no?

salud y buenos alimentos

La candorosa dijo...

Ohhh las oficinas y sus encantos.
Los jefes y sus directivas.
Los inoperantes y sus justificaciones.
Si quiere aunamos anécdotas y editamos un libro, con los nombres reales cambiados, obviamente...

Saludos

Pd: cuando dijo "un banco en la puerta" imaginé una sucursal del Nación o del Provincia!!!