Ir al contenido principal

El empleo del sueño



Hace tiempo que quería hablar de él. Aunque ni bien me puse a hacerlo, me di cuenta de que no era del sueño de lo que quería hablar, sino de la lucha contra él.
Muchos se desvelan por conciliarlo, convencerlo, por ser capturados. Lo imaginan sobre sus camas, sobrevolándolos indiferente, salteándolos adrede, morbosamente.
Yo sí tengo sueño, pasa que no lo quiero. Bastaría con detenerme y respirar profundo para quedar knock out sobre la cama. Conciente de eso, empiezo mis maniobras para espantarlo. No se bien porqué, acaso me encuentre interesante, despojado de mis uniformes del día, conduciendo por el camino sin baches de mi propio mundo interno.
Control en mano, navego por la tele como un ballenero con arpón, a la pesca de algo que me plazca: que un documental sobre represas, que una escena erótica y naranja en el Film Zone, Los Simpsons, la entrevista a Cortázar.
Pero llega el punto en que la historia me da igual, lo erótico no me calienta y ni Alf me hace sonreír.

Llega la Fase Dos. A esas horas la cena quedó muy atrás. A la medianoche mi panza, despojado de sueño, clama ruidosamente por algo. Serán una sobras entre panes, una fruta (raramente), leche con cereales. La cosa es que esa caminata descalzo me despeja nuevamente, mucho tiene que ver el frío en las patas.
Pasado ese recurso, quitadas las migas de mi pecho, empieza a asomarse la verdadera causa de la guerra. No es ésta vigilia en sí, la razón de mi rescate. No es hallarme interesante. No es la tele, ni esa conciencia libidinosa de estar en la cama lo que me fuerza a retrasar el sueño. Es el siguiente despertar. Una vez dormido la noche será devorada en un instante, perderé el control que retengo en el silencio de la casa, en un desmayo estaré de nuevo de pie, bañado, vestido, desayunado, de nuevo enfrentado al león, el mismo que mato día tras día. Ese conchudo que me devora cada minuto.

A las doce nace mi sospecha, cuando el calendario anuncia que es mañana, y una hojita más se desprendió del almanaque.
Por eso se me hace la una, una y media y me sigo dando plazos de cinco minutos para permanecer en la cobardía de éste lado del sueño.
Después simplemente muero. Apago en un acto la televisión y mi cabeza, caigo. Y a eso de las tres de la tarde mato por una siesta.

Comentarios

La candorosa ha dicho que…
No me copie la vida, quiere!!!!
Lo único que difiere es que al león, lo tengo mansito cada día.
Y la siesta la debería cumplir en horas de trabajo, pucha...

Vamos, usté puede y no insulte al sueño. Varias partes de usted lo necesitan.

Saludozzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz
JORGE KÖSTINGER ha dicho que…
Podés creer que desde que metí esta entrada el sueño me está ganando por paliza? Por qué no me callo alguna vez??
me voy a dormir

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…