Ir al contenido principal

Una casa en el mar

Llevaba el equipo básico de viejo, posiblemente del tipo "viejo con camioneta con el capot ligeramente doblado hacia arriba". Una gorra descolorida, pulover no muy abrigado metido dentro de un pantalón jogging hasta las costillas, seguramente gris y estirado en un 50%. Esa indumentaria apta para días frescos y también para los tórridos, que es cuando expelen ese inconfudible olor geronte.
La farmaceutica le dió un remedio y consultaba la computadora para marcar las aspirinas 0.50.
- Así que anduvo por España...fue a pasear?
- No -respondió el viejo, e inspiró la explicación - fui a ver a mi hija, se quiere volver. DICE QUE NO ES FELIZ. Fui a decirle que no haga esa burrada.
Y yendo hacia la caja agregó:
- Los fines de semana se van a una casa en el mar. Acá ni en pedo lo podrían hacer.

Una versión de la paternidad.
Qué será la felicidad?

Comentarios

cachetazoalaviolencia ha dicho que…
Felicidad es mirar crecer a los hijos y ver que el abuelo tenía razón.
Roberto Sánchez ha dicho que…
un sabio el viejo, aunque le duela la distancia, sabe bien que la hija quizás tampoco en argentina sea feliz, que la realidad e sotra bien diferente de la que a veces venden los diarios

salud y buenos alimentos
Anónimo ha dicho que…
No pretendan saber cual es la felicidad para otros .. o de que depende .. ocupense de fijarse como llegar a su propia felicidad ... cada quien es diferente por lo tanto hay tantas formas de ser feliz como humanos en el planeta, o mas porque nadie llega de una sola forma a la felicidad...
Gran error de los padres pretender que sus hijos sean felices midiendo la felicidad con sus propios parametros y no dejando que el hijo aprenda a encontrar su propio camino a la felicidad...
Saludos fraternales y besos dulces
Sol
Anónimo ha dicho que…
De alguna manera me tocó estar en un lugar similar al de la hija del viejo.
En esos casos uno se pregunta si es más importante la seguridad económica o el contacto diario con los afectos. Es un dolor muy grande recibir la noticia de la muerte de personas queridas cuando uno está a 15000 km de distancia y ni siquiera pudo estar para despedirse. Fui y volvi. Y no me arrepiento.

No sé qué será la felicidad, pero estoy segura que en gran parte tiene que ver con el amor.

Salud y gozo,
GabyF
JORGE KÖSTINGER ha dicho que…
Cachetazo: impresiona maestro su capacidad de síntesis mordaz

Sandro: Igual creo que no debería haber otra cosa por encima de la felicidad, ni nada que detenga su búsqueda.

Sol: Pero nos queda claro que el bienestar económico es una trampa fácil en la búsqueda, no?

Gaby: No sabía de ese momento tuyo. Quiero agradecerte profundamente, igual que a los demás, las visitas. En mi condición de periodista que se cayó de la calesita, me resulta no necesaria sino imperiosa la comunicación.

abrazos
Ladeuix ha dicho que…
Jorge: lo importante no es saber que uno se cayo de la calesita, sino saber que sigue girando y siempre hay tiempo para volver a subirse.
Saludos
Anónimo ha dicho que…
coincido con Ladeux,por otra parte ...no te paso nunca que en sueños vivias esa caida de la calesita y te despertaste asustado?Pero despues como siempre habia que despertarse y asi confirmamos por suerte que un nuevo dia comienza y que depende de nosotros subir a esa calesita y seguir girando y seguir.....
Y quien te dice que esos giros y ese intento no se acerque un cachito a la felicidad...

Vanesa.
Anónimo ha dicho que…
No sé que carajo es la felicidad. Lo que sí sé es que es algo no permanente. ¿No les pasó nunca sentirse felices durante algunos minutos u horas y al rato sentir otra cosa diferente? No digo infelicidad pero es como la ciclotimia... son momentos que varían. Sentirse bien es quizás un buen objetivo. Cuando nos encontramos a alguien en la calle le preguntamos "¿cómo estás?" y la persona no nos responde felíz o infelíz sino bien o mal. Insisto la felicidad son momentos. Incluso si uno está encima de la calesita que desea -y necesita- no siempre va a "estar bien". Son momentos. El problema es cuando ni siquiera podemos experimentar esa sensación por no estar dando vueltas en la calesita. Pero como dijo Ladeuix "sigue dando vueltas" y si no es esa, que sea otra. Pero que sea. Para sentirnos bien.
Un abrazo grande, GastónD, desde 15 mil Km de distancia (Bien, pero porque hay vuelta a casa)

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…