Ir al contenido principal

La era está pariendo un patadón


  Tenés que ver Requiem for the American Dream, la película de Noam Chomsky donde el groso linguista y activista norteamericano cuenta cuál es el decálogo del poder para hacerse más gordo.
Uno de los puntos refiere a la rotura de los lazos de solidaridad.
Dice Noam que sus hijos ya son grandes y no van a la escuela, pero que él paga contento sus impuestos para que puedan estudiar millones de pibes de su país. Dice que esa lógica está siendo atacada por quienes detentan el poder.
Por eso te pido que la veas, porque esas estrategias se están usando acá con toda la furia.
Basta ver los comentarios debajo de noticias que hablan de gente perdida en montañas, mujeres que desaparecieron y reaparecen. Que pagan la búsqueda de su bolsillo! Por qué tengo que buscar tarados con mis impuestos!
  Detrás de esos pelotudos que comentan, hay ricos frotándose las manos. Porque del otro lado de la conciencia colectiva, en el otro extremo del carácter solidario del pago de impuestos, hay empresas que quieren que cada uno pague lo que pueda por los servicios que todavía brinda el Estado. ¿Querés seguridad? Pagá ¿Querés que te busquen si te perdiste? Aboná en caja. ¿Necesitás una mano porque te ahogás? Ahí corre un guardavidas con una factura sumergible.
  Es en ese contexto que aparece una diputada analfabeta del pro a proponer que vacunar sea optativo. Vacunar a los pibes debe ser el consenso social más acendrado, es lo obvio, lo que se hace por la salud de nuestros hijos y por la salud de los ajenos, lo indiscutible.
  Prospere el proyecto o no, se explica como clima de época. Porque ocurre que la campaña de destrucción del Estado Benefactor conoció al neohippismo, hicieron un retiro espiritual, cantaron mantras, cogieron y de ese encuentro salió una horrenda criatura a la que bautizaron Meritocracia.
 Meritocracia ama a los animales, dice tener conciencia planetaria, se enyoguiza, cree en la neurociencia como secreto para la felicidad, fluye, suelta, tiene buena onda y te grita que si querés  -en plena libertad de conciencia- vacunar a tus hijos, lo pagues. Que pagues el fútbol, que pagues el agua. Meritocracia, en su media lengua, balbucea que quiere que pagues. Y sus papis sonríen y se fuman un churro orgánico.

Mirá la peli, te explica todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…