Ir al contenido principal

Niebla



  El aire está raro. Está cambiando el clima, como la otra vez. No hay nada, no pasa nada, no hay reacción; anomia, abulia, embolia. Y sin embargo pasa todo, pero un todo que no tiene carnadura, es un todo espiritual, es una nube de pedo, es una entelequia inasible, un disgusto invisible, una ira inefable, que busca la chispa que decore la realidad con llamas.

  Los jinetes del apocalípsis montan caballos a los que han puesto pantuflas acolchadas. El piso reverbera por el peso pero no se escuchan los cascos, apenas unos avisos de despido, de corte o desalojo dan cuentan de su paso. Hay que sumergirse en la bañera, hay que tomar aire y hundirse para escuchar el galope, que se confunde con latidos del corazón.

  Recién vi una escena que cabe en un gif. Una mujer va despacio en bicicleta. Va cambiando de mano para conducir el manubrio, porque con la mano que suelta, se va secando lágrimas lentas que le caen de sendos ojos. En el caño de la bici va un flacucho con gorra y cabeza gacha, los pies casi le rozan la calle. Y es todo, el cuadro y yo vamos por líneas paralelas en dirección opuesta. Estuve dos cuadras tratando de no conjeturar sobre los motivos del llanto.

 Siempre es mejor no ver detenidamente. Me va mejor cuando las otras personas son una mancha difusa que se cruza en el camino.

 Pero aún así queda el aire, que se va poniendo espeso. O explota o se condensa, pero ahí está, muy parecido al humo. Irritante como el humo, espeso, pestilente y deforme. Pero no es el humo de una fogata de gomas, no es un incendio en tal esquina. Es la combustión de un pueblo que hace como si siguiera con la vida normal. Es la suma de pequeños humos que se elevan de nuestro humor. Curiosamente, cuanto más crezca esta neblina de huevos y ovarios estallados, mejor va a ser nuestra respiración y peor la de ellos. Hay que echar a los jinetes en modo ninja, hay que colgar a los empresarios travestidos de políticos, hay que castigar a los políticos que nos dejan a nuestra suerte, hay que escarmentar a los pelotudos que niegan el humo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…