Ir al contenido principal

Catarsis, pido perdón.

Bueno, es oficial, ya me cansé. Me tienen los huevos como dos fititos con el epíteto supuestamente despectivo y denigratorio de "pseudointelectual".
¿Qué mierda vendría a ser un pseudointelectual? Antes, ¿qué es un intelectual?, ¿qué consideran, los que me baten pseudo que son los intelectuales posta? ¿Hay que tener un libro editado?, ¿te tiene que hacer el prólogo Slavoj Žižek? Citame intelectuales, dale. Beatriz Sarlo, bien, quién más. 

Pareciera haber un lugar sagrado en donde habitan unos Seres Superiores hechos de cerebro ante los que deben rendirse las ideas de las personas comunes. Si eso son los intelectuales, yo no lo soy, no me creo más que nadie; no tengo talento para elaborar grandes teorías, así que me conformo con algunos pensamientos sueltos que vierto por aquí y por allá, tratando de escribirlos lo mejor que puedo, aunque sepa que en el fondo son generalizaciones infundadas e interpretaciones caprichosas.
Una vez me dijo Eduardo Galeano (sí, forro, a mí en persona me lo dijo, andá a buscarla al ángulo) que se imaginaba a los intelectuales como seres monstruosos, todo cabeza, sin miembros, ni sexo, ni dolores corporales. No, no soy yo.

Pero nunca me falta el pelotudo que (nunca de frente) desliza algún comentario sobre lo que digo o pienso, usando el término pseudointelectual. Me la soban, pero me cansé de la impunidad de andar tirando palabras ridículas. Sobre todo cuando son contra mí.

En general, el que va a su muro y dice "algunos pseudointelectuales que no comprenden" (ilguinis psidintilictilis qui ni quimprindin) se ubican en corrientes del pensamiento sedicentes populares, que ven en los que la piensan mucho como unos inútiles contra revolucionarios de la Unión Democrática. Y yo le digo (a uno solo, paso al singular): aguantá, reencarnación de Evita eructando mortadela de oferta, si los que nos cuestionamos tus enjuagues somos una miserable minoría, la revolución va sola, bancate putear a Massa y después votarlo, cosa que yo no voy a hacer pero me pasó con el manco.

Ahora que lo pienso, sí soy intelectual. Esto mismo que escribo está escrito desde el intelecto. Puede gustar más o menos, pero lo que tipean mis dedos no me llega del colon, ni del glande, ni de los riñones, viene de mi pobre y deslucida mente.
El Negro Álvarez también es un intelectual. O con qué redacta los chistes. 
El que escribe carteles del horario de atención también es un intelectual.
Es decir, no todos cavamos zanjas. Por ahí usamos el marulo y lo usamos para cosas.
Perdooón manos callosas de la labrar la tierra, perdoooón por despreciar al pueblo y encerrarme en una torre de cristal desde donde elaborar conceptos que no sirven para nada.
Seguí tu camino, no me des pelota, andá a construir barricadas, vos que sos tan valiente.

Pero pensá antes de hablar, pelotudo, no te das cuenta de que parecés pseudointelectual.

Capítulo aparte para el término culturoso. Eso lo dicen los que no les gusta leer y se creen puro instinto. Sí, claro, cómo no.

Y un capítulo final (algún día voy a editar un libro por editorial Dunken y se van a arrepentir) para los que van a las redes a sacudir tiros por elevación. "Leí por ahí", decí a quién se lo leíste, pejerto, comentale abajo donde dice comentar y bancate el pijazo.

Gracias, buenas noches.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …