Ir al contenido principal

Ser felices (nosotros)


Iba a decir que no nos roben la felicidad, pero está mal, no nos pueden robar lo que no tenemos, porque no somos felices. Usted dirá que es feliz, yo diré que soy feliz en los intersticios, pero en esa cuenta somos dos, universo demasiado reducido para armar desde allí un Nosotros. El nosotros del que hablo es la humanidad (unos 7 mil millones de personas) o es mi país (40 milloncitos). Dentro de esos colectivos va gente sufriendo.
 Acabo de hablar con un colega y amigo, corresponsal de una cadena de noticias. Me dice que desde la Departamental de Policía están preocupados, en la ciudad aumentan (aunque no haya estadísticas, hay percepción empírica) los casos de pibes y pibas -18 que se boletean. No sale en los medios, porque los periodistas con algún grado de conciencia sabemos que los suicidios son contagiosos, pero aparentemente el problema está.
Perdón por el golpe bajo, no es precisamente la intención, pero me sirve para tratar de que se instale una actividad necesaria la de construir felicidad.
Ya hemos visto que al mapache maquiavélico que nos gobierna le gusta hablar en estos términos, casi no hay discurso en el que -en su media lengua- no cuele alguna mención al respecto. Como el 1° de mayo, cuando fantaseó con un decreto para ser felices, o como en las primeras tandas de despidos, que adornó con una exhortación a que los despedidos busquen otro camino para la hapiness.
  La derecha roba, @laderecha. Suele tomar valores humanos para contrabandear su ortodoxia económica monetarista, librecambista y neoliberal. Hace como se debe hacer para darle una pastilla al perro, la envuelve en una albóndiga aceptable de tragar. De esa manera, por ejemplo, se apropia del budismo para que aceptemos la realidad, se apropia del hinduismo para que creamos en el karma y en las castas, se apropia del cristianismo para que pongamos la otra mejilla. Un fabuloso mecanismo de tergiversación que le reditúa.
 Ahora lo viene haciendo con la felicidad. Alguna franquicia espiritual de la escuela de las américas, los couchea con música de paz espiritual y letra de superación individual. La felicidad, usurpada por los gurúes del mercado, es una suma de logros materiales que devendrán de una "nueva" sociedad, tan supuestamente meritocrática como despojada de la historia, de la puja distributiva y de la lucha de clases. 
Yo no se ser feliz en esos términos. Yo no quiero una felicidad así, yo no compro ese chamuyo y haré lo imposible para que nadie sonría por haber alcanzado una cima de cadáveres materiales o simbólicos.

Tenemos mucho por hacer, tendríamos que armar una gran fiesta, un fogón con guitarreada, una cena a la canasta de asuntos gratificantes. Deberíamos rescatarnos, deberíamos robarle al botarate su robado sí se puede, pero para poder otra cosa, para ir detrás de nuevos sueños. 
No hablo de consuelo, hablo de alegría como sentimiento nuevo, así como el amanecer no es tan solo el fin de la noche. Hablo de apropiarnos del presente, hablo de salir de la cueva negra en la que nos meten, hablo de contradecir el futuro.
 No van a ayudarnos ni las escuelas, ni los medios, ni por supuesto el gobierno de los garcas, vamos a ayudarnos nosotros. 

Defender la alegría y defender la tristeza, a la que también hay que defender de la alegría.


Comentarios

Mónica Vecchio ha dicho que…
En la sociedad siempre hay emergentes que saben decir muy bien lo que muchos sienten y/o piensan.- Vos sos uno de esos.- Muy bueno leerte.-
Mónica Vecchio

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …