Ir al contenido principal

No serás adoptado?

¿No seré adoptado?
Muchas personas se lo han preguntado. Porque algo en la historia personal no termina de cerrar, hay una versión oficial que se da de patadas con ciertos detalles, no hay fotos de la mamá embarazada o del papá pintando una cuna, y cada vez que salió el tema de las circunstancias del nacimiento, aparece una generalidad y sistemáticamente la conversación dispara para otro lado, tampoco hay madre con bombo en las fotos de los parientes.
Si estás rondando los 40 y la pregunta te asaltó más de una vez, posiblemente se habrá completado con esta otra: ¿seré hijo de desaparecidos? Porque ya debés saber que un grupo de abuelas, las Abuelas de Plaza de Mayo, están buscando a los hijos de sus hijos desde hace mucho.
Pero es posible que las odies, que hayas aprendido a odiarlas, que en casa se las nombre como “esas viejas de mierda”. Si voy acertando, posiblemente no sea casualidad.
¿Alguno de tus padres ha sido parte de las fuerzas armadas o de seguridad? ¿Han tenido o tienen amigos en esas fuerzas? Claro que eso no es un requisito para que hayas sido un niño o una niña de los apropiados; hay muchos casos en los que los padres adoptivos fueron civiles sin participación directa en los mecanismos de la dictadura. Pero sí se sabe que los padres que adoptan en un marco de legalidad, suelen contar muy claramente el origen a sus hijos “del corazón”.
¿Naciste entre 1975 y 1980? Podés ser uno de los nietos que se tratan de encontrar. No te pido que disipes la duda para conformar a una señora viejita que te espera para contarte tu verdadera historia. Ni por los tíos, primos, sobrinos con que te vinculan tus padres biológicos. Hacelo por vos, acercate a que te extraigan la duda, para no morir con ella, para descubrir la verdad o descartar este camino y seguir la búsqueda si esta no llega a ser.
Si te negaron tu historia, te negaron tu identidad, te negaron algo que podría completarte.
Nadie te pide que a partir de lo que resulte, odies a quienes te criaron o declares contra ellos. Eso correrá por tu exclusiva cuenta; la búsqueda de justicia contra los responsables de la Dictadura Cívico Militar va por otro lado, aquí se trata de saber una verdad, que te sirve a vos y le sirve a otros, cierra un círculo perverso de ocultamientos y mentiras.
Vos, nacido entre 1975 y 1980, vos con dudas acerca de tu origen, sos el destinatario de esta carta.
Pero tal vez él/ella no quiere escuchar estos llamados públicos, tal vez es tu papá o tu mamá y ya dice haber sepultado las sospechas que siempre ha tenido, puede que tampoco quiera hablar de las circunstancias de su nacimiento. Harías un gran bien, sería un gran regalo para todo tu entorno que insistas para que se haga la prueba.
Un pinchacito o una gota de saliva para que se acaben las dudas.
Porque la identidad se hereda, y la negación de la identidad también.
Podés visitar la página de www.abuelas.org.ar o comunicarte a CONADI 0800 222 266 234

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…