Buscar este blog

viernes, 15 de enero de 2016

Hubo un tal Cioran


 Era rumano, pero qué más da. Fue un hombre que me copió los pensamientos en el pasado.


“Mi misión es matar el tiempo y la de éste matarme a su vez. Se está bien entre asesinos.”

 “Si alguna vez has estado triste sin motivo, es que lo has estado toda tu vida sin saberlo.”

 “La sociedad no es una enfermedad, sino un desastre. Es un milagro estúpido que consigamos vivir en ella”

 “Un instante de lucidez, sólo uno; y las redes de lo real vulgar se habrán roto para que podamos ver lo que somos: ilusiones de nuestro propio pensamiento.”

 “El hecho de que la vida no tenga ningún sentido es una razón para vivir, la única en realidad.”

 “No hago nada, es cierto. Pero veo pasar las horas lo cual vale más que tratar de llenarlas.”

 “Se puede soportar cualquier verdad, por muy destructiva que sea, a condición de que sea total, que lleve en sí tanta vitalidad como la esperanza a la que ha sustituido.”

 “El orgasmo es un paroxismo; la desesperación, otro. El primero dura un instante; el segundo una vida.”

 “Sólo los espíritus superficiales abordan las ideas con delicadeza.”
Emil Cioran


No hay comentarios: