Buscar este blog

domingo, 13 de diciembre de 2015

Oh, y ahora quién podrá defendernos?


 
Es enorme el daño, el retroceso, el estrago que está provocando la ideología gobernante. En poco menos de tres días, una piara de cerdos enchastra el cajón de nuestra ropa interior.


Estamos tan absortos por este nuevo escenario, que corremos el riesgo de parecer meros espectadores de la tragedia. Por eso, creo, ya proliferan y se activan grupos de ciudadanos que quieren subir a ejercer una fuerza contraria, como aquél primitivo público teatral, que irrumpía en escena para vengar a los falsos asesinados y defender el honor de las damas en peligro.

Lo que me parece increíble es la soledad en que se deja a esta porción del pueblo. 
Cristina se fue por la puerta grande, con un merecido amor desde la plaza que ningún otro presidente ha tenido jamás. Con quiénes hay que contar de ahora en más? ¿Quién nos habla a todos los que de verdad creemos que hay demasiado para perder? ¿Debemos confiar en que saldrán de bambalinas una vez que hayan terminado de acomodarse los traidores? (ver dream team de La Matanza)

Lo único sólido parece ser 678 y Víctor Hugo Morales (esta noche la están pasando juntos), y ellos dan cuenta de su destino incierto. Nos aferramos a una balsa cuyos troncos se desatan. A lo mejor no, pero no deja de ser una balsa, ante un buque de guerra Clarín que viene sobre nosotros con la capacidad de fuego de la Otan y ánimos revanchistas. ¿Adónde están los otros botes mediáticos de salvamento? Son muy pocos, y llevan a poquitas personas. Esto se llama Ley de Servicios de Comunicación no llegada a aplicar; un papel fue todo lo que pudimos obtener, y ahora nos lo están prendiendo fuego. Pero esa Ley se hizo desde abajo, desde una Coalición por una Comunicación Democrática que discutió cada punto en cada rincón del país. Muevan de nuevo, muchachos.

 Porque a poco de andar, algunos medios verán la oportunidad de salirse del coro de chupaculos del presidente. Y cometeremos el error que cometimos con Lanata en los '90. No es que el nos traicionó, dejando de ser el que era, ¡nunca fue quien nosotros creímos!

 Hasta que se erijan los nuevos dirigentes, habrá que multiplicar las voces, desde todos los medios. Gente que pregunte las preguntas molestas y que restablezca, refuerce y reinvente esta cantidad de convicciones que no quieren morir.Contrahegemonía.

El trabajo es enorme, pero imperioso. 


2 comentarios:

gustavo galluzzo dijo...

Estimado Jorge, te pedi amistad x este medio hace un mes porque veo que tenes una mente aguda y observadora y que ademas lo pones en palabras.
No aflojes, no abandones, no arrugues, no dejes de denunciar, divulgar, comentar, deducir, es ahora cuando mas se necesitan tupos como vos pa comunicar, no nos conocemos y quiza nunca lo hagamos, no hace falta compañero, un gran abrazo!!

gustavo galluzzo dijo...

Estimado Jorge, no le aflojes al pensamiento y a la pluma, hace falta mas gente como vos y ahora mas que nunca, claridad para pensar, facilidad para comunicar, no le aflojes. Abrazo.