Buscar este blog

jueves, 27 de noviembre de 2014

Remos

¿Qué es la tentación? Algo debe decir el diccionario. Está en el padrenuestro, está en la biblia, es una galletita o una manzana, es una mujer o un hombre, es el vuelto equivocado que sostenemos sin guardar.

Creo que la mayoría de las tentaciones son de consumo. Alfajores o culos, y las variantes de unos y otros.

Me asalta una tentación existencialista, así como el existencialismo me tienta de ser parte.
Aparece plasmada en una película que me gusta mucho, como todas las de naufragios, que son todas medio existencialistoides.

Tom Hanks pudo escapar de la isla con su balsa de palos atados con cintas de VHS. Pudo trasponer la fuerza de las mareas, después de haberle buscado la debilidad estadística. Remó, desplegó la vela de plástico en el momento justo, saltó la ola que le escupió la cara. Siguió "camino". Una vez se durmió y Wilson se alejó para siempre.
Cansado de luchar, Tom Hanks se va a entregar al destino, se va a dejar caer sobre la litera balsa, se va a dejar cocinar por el sol.
La escena que me tienta es:
ese momento en que el náufrago toma los remos en sus brazos
los sostiene como a un bebé que debe dar en adopción
los baja para que floten
los deja ir
ya está
la lucha
ya está...

Igual es sólo una tentación. Y no nos dejes caer.

1 comentario:

Anónimo dijo...

viajo muchas veces a esa tentación de abandono absoluto , pero me es humanamente imposible cumplirla.
Maravillosa forma de contar.