Ir al contenido principal

Muros

Soy de izquierda. No se me va a pasar, soy de izquierda y lo seré hasta el final. Soy zurdo, zurdito, zurdeli, pertenezco al zurdaje, tiro para ese costado siniestro, soy rojo, psicobolche, izquierdista, subversivo, tendencioso, politizado, ideológico. Le encuentro el pelo al huevo y la quinta pata al gato. Hablo en difícil, soy intelectualoide, garantista, ecologista, indigenista.
Tengo internacionalismo, odio de clase y padezco determinismo. 


Soy de izquierda.

Me banco, un día como hoy (aniversario de la caída del muro), que me declaren extinto, demodée, arcaico, anquilosado y obsoleto. Que den por superada la antinomia con la derecha. Que decreten improcedentes todas mis ideas.
 Tolero perfectamente que me enrostren una larga lista de barbaridades que se cometieron de mi lado. Es más, puedo exponer unas cuantas si me lo piden. Matar a la familia del zar, los gulags, las purgas personalistas, la hambruna china, las granjas de adoctrinamiento y la locura de Pol Pot. Aliarse con Braden, el foquismo, las mal leídas condiciones objetivas y subjetivas, el fusilamiento de un guerrillero por hacerse la paja, las vacilaciones del Chicho, la poca conciencia de la debilidad en Guatemala o en la República Española, la vocación militarista, los inmundos apoyos estratégicos a dictaduras, la inoperancia, la burocracia, las cartas de racionamiento, la rotura de pelotas de los cortes de calle, el demasiado asambleísmo, la zigzagueante voluntad de poder y hasta el mismísimo muro de la vergüenza...
Debe haber mucho más. Y por algún motivo en este pensamiento, prefiero admitir a Pol Pot antes que a la marcha con la Mesa de Enlace.
Como sea, desafío a que pongan todo eso en un platillo, que lo sometan al juicio de la historia, y a que del otro fiel de la balanza pongan al capitalismo y todos sus crímenes. Que se mensure también cuánto tiempo ininterrumpido viene gobernando el mundo, qué porcentaje de éste está lacerado por sus garras, cuántas iglesias le cantan loas, cuántos medios de comunicación le sirven, cuántos políticos, cuanta policía, cuantas leyes y tropas lo custodian. Que se diga finalmente quién es el responsable de este planeta injusto y de su riqueza concentrada (ahora que lo pienso, es lo primero a dejar establecido).
Si es por atrocidades cometidas en su nombre, qué pocas tiene la izquierda, comparada -por ejemplo- con la fe cristiana. Y sin embargo no parece ser una pesada cruz para el actual Papa, ni para ninguno de sus predecesores. 
Yo veo un izquierdista en Jesús, veo otro en Espartaco, el liberador de esclavos, se me antoja Mariano Moreno.

El capitalismo, el imperialismo, el colonialismo, las derechas te hacen una Batalla de Argel y se lavan las manos, te bombardean una Guernica y van echarse perfume, te voltean mil gobiernos y se ponen botox, te desaparecen a 30 mil y no terminamos de atraparlos a todos en 30 años.
Siento que sería muy sencillo hacerle lugar a la zurda verdad. Pasa que mis compañeros zurdos andan por aquí y por allá, medio amedrentados por su propia historia, o se cuelgan de la cola de algún cometa, o se hacen con el ala izquierda de partidos y movimientos. Son lo mejor de cada casa, pero nos viene faltando la autoestima, nos viene faltando sobreponernos a las minucias y el culto a la sigla, resistir y hacer resistir el canto de sirena de la razón económica enemiga.

Porque la hegemonía sabe ser hegemónica.

Yo seguiré con mi zurdaje, convencido de mis (nuestras) razones y objetivos, aunque sin una metodología demasiado clara. 
Sólo aspiro a que nuestro triunfo deje de esperarse como consecuencia de la autodestrucción del otro bando. 
Ellos no tienen un muro, tienen miles. Y mierda que dan vergüenza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …