Buscar este blog

jueves, 28 de agosto de 2014

El día de la radio

Alma: la psiquis, la psyche, el yo, uno mismo, lo de adentro; lo intangible
Dios: las preguntas, el cuento, la fábula, el ansiolítico de la finitud, el origen, alpha y omega; lo desconocido.

 La radio es el medio de comunicación más íntimo. No, no. La radio es el único medio de comunicación íntimo de verdad. Todos los demás admiten imposturas, comparten datos, convidan una interacción de superficie.
La radio se hace con el alma y llega hasta el alma misma.




Y sabés por qué? Porque la radio susurra, habla al oído.

Tres veces hablamos al oído:
al que nace, la bienvenida
al que nos ayuda a hacer el amor, la confesión
al que muere, la despedida.
Instantes en que el cuerpo se halla abierto para que el alma entre o salga.

El relato bíblico dice que dios insufló aire a la materia a la que había dado forma humana, y así es que los humanos vivimos.
Es un verso. Pero de ser cierto, ese influjo debió ser una palabra: "vive".

La palabra susurrada convence, apacigua o aviva el fuego. Es un aire que vibra y nos erosiona, nos traspasa. Nos tensa y erecta el alma. como un gato que saca las uñas, provocando estremecimiento y piel de gallina.
Palabras y silencios construyen el amor o lo aniquilan.
Estamos hechos de palabras que se esparcen por el aire como el polen.
Que escuchamos claramente desde el útero.
Un leve soplido que viaja entre dos seres.

Claro, no todas las palabras son iguales, ni son iguales los soplidos.
La diferencia entre soplar levemente en medio de un pecho desnudo y sudoroso,
y un estentóreo eructo que evoca aceitosas milanesas de balneario.

La radio habla, juega, convence, seduce, acompaña
La radio te habla, te convence, te seduce, te acompaña.
Puestos en el lugar del que escucha, la radio se hace solo para él, o para ella.

Cuando oímos radio somos el personaje de Soy Leyenda.
Porque es un acto individual,
como nacer, amar y morir.

La audiencia es un todo que deja ver la suma de las partes.

Supe estar adentro.
Y me faltará el aire hasta volver, algo que podría suceder pronto.

O me sobrará,
según como se vea.


1 comentario:

Anónimo dijo...

belleza.