Buscar este blog

jueves, 28 de agosto de 2014

El día de la radio

Alma: la psiquis, la psyche, el yo, uno mismo, lo de adentro; lo intangible
Dios: las preguntas, el cuento, la fábula, el ansiolítico de la finitud, el origen, alpha y omega; lo desconocido.

 La radio es el medio de comunicación más íntimo. No, no. La radio es el único medio de comunicación íntimo de verdad. Todos los demás admiten imposturas, comparten datos, convidan una interacción de superficie.
La radio se hace con el alma y llega hasta el alma misma.




Y sabés por qué? Porque la radio susurra, habla al oído.

Tres veces hablamos al oído:
al que nace, la bienvenida
al que nos ayuda a hacer el amor, la confesión
al que muere, la despedida.
Instantes en que el cuerpo se halla abierto para que el alma entre o salga.

El relato bíblico dice que dios insufló aire a la materia a la que había dado forma humana, y así es que los humanos vivimos.
Es un verso. Pero de ser cierto, ese influjo debió ser una palabra: "vive".

La palabra susurrada convence, apacigua o aviva el fuego. Es un aire que vibra y nos erosiona, nos traspasa. Nos tensa y erecta el alma. como un gato que saca las uñas, provocando estremecimiento y piel de gallina.
Palabras y silencios construyen el amor o lo aniquilan.
Estamos hechos de palabras que se esparcen por el aire como el polen.
Que escuchamos claramente desde el útero.
Un leve soplido que viaja entre dos seres.

Claro, no todas las palabras son iguales, ni son iguales los soplidos.
La diferencia entre soplar levemente en medio de un pecho desnudo y sudoroso,
y un estentóreo eructo que evoca aceitosas milanesas de balneario.

La radio habla, juega, convence, seduce, acompaña
La radio te habla, te convence, te seduce, te acompaña.
Puestos en el lugar del que escucha, la radio se hace solo para él, o para ella.

Cuando oímos radio somos el personaje de Soy Leyenda.
Porque es un acto individual,
como nacer, amar y morir.

La audiencia es un todo que deja ver la suma de las partes.

Supe estar adentro.
Y me faltará el aire hasta volver, algo que podría suceder pronto.

O me sobrará,
según como se vea.


domingo, 24 de agosto de 2014

El camaleón mamá

Elisa Pastoriza escribió un libro que se llama "Un Mar de Memoria". 
Dice, entre otras cosas, que vivo en una ciudad a la que medio país asocia con algunos buenos recuerdos de infancia.
Sin embargo, Mar del Plata, debe ser el lugar del mundo con los peores recuerdos.
Los souvenirs marplatenses están constituidos por una chorrera de objetos kitsch, entre los que destacan artesanías con caracoles que no se encuentran en ninguna playa, pero que terminan siendo representativos por no serlo, por evocar lo que no es.
También hay unas curiosas estatuillas que cambian de color según el clima. Segun averigüé recién, están hechos de un material llamado Gel de silicio con características temocromáticas Estos lobos marinos, hipocampos, faros y corvetas (que en Luján son virgencitas) se ponen azules, rosas o amarillos según como esté el día.
Actualizan su estado, digamos.

Se me ocurrió este hilván mientras pensaba en una frase que poner como estado en el whatsapp.

Qué onda? Por qué hay que reportar siempre un estado?
Es que los inventos comunicantes abominan del anarquismo y nos hacen rendir pleistesía a esas formas de la organización social?
O será que de tanto producir objetos con "obsolescencia programada" - esa que hace que fenezcan a poco de estrenarlos- finalmente se nos ha metido en nuestro deber ser, haciendo que nos rotulemos tristes, alegres o enojados cual si fueran (esos estados) la frase publicitaria que nos antecede como producto. Una frase que debe cambiar cada tanto para mentirnos como nuevas personas respecto de la frase anterior.
To be or not to be. Ser y estar no son la misma cosa. Puedo estar contento pero ser melancólico, puedo ser optimista y haber pinchado una goma. Qué se yo cómo estoy, depende la hora, soy ciclotímico. Ya ni quiero escribir ésto.
Hay momentos en que me gana el estado gaseoso, por cómo se mueven mis partículas, en otros tiendo a ser sólido, y en ocasiones soy líquido y me adapto al continente. 
No lo sé, debe adivinarse en la mirada.
Aunque la mirada de todos suela ser inefable.
Eterno resplandor de una mente sin recuerdos.
Deberíamos simplemente cambiar de color.

viernes, 15 de agosto de 2014

La mujer es el único organismo congénitamente republicano sobre la faz de la tierra: ella tiene división de poderes.
La que conocemos es el Poder Ejecutivo, en tanto permanecen ocultos y fuera de alcance el Legislativo y Judicial.
Esos los constituyen las Amigas.

viernes, 1 de agosto de 2014

Raíces

Mis padres argentinos y marplatenses.
Mi abuela materna de Tandil. Sus padres, italiano y argentina.
Mi abuelo materno de Tandil. Sus padres gallegos los dos, y más arriba gallegos.
Mi abuelo paterno austríaco (austro-húngaro) y para arriba no se, todos tiroleses con esa ropa y esa pluma.
Mi abuela paterna una criolla tardía, hija de un español y una india.
Yo nací en el Hospital Regional y me crié por los barrios del sur.
Mis hermanos ya se sacaron su doble ciudadanía.
Cuáles son mis raíces?
Andá saber.
Es curioso, pero en los árboles genealógicos, la que está enterrada es la copa, mientras nosotros, las raíces, todavía respiramos por los poros.
Si las raíces son lo que nos aferran a la vida,
si las raíces son la razón para estar acá y no estar allá,
mis raíces son mis hijas.
Me asciende su vitalidad y se proyecta por ramas que no las conocieron.
Y visto el árbol todo al revés, ellas ascienden, ramas/raíces desde mi cabeza,
y seré abono y recuerdo.
Espero que dentro de mucho.

Las raíces beben del afecto, se nutren de lo grato, se hunden donde es propicio.
No amo la patria por ser de acá,
amo esta patria porque aquí sucede.