Ir al contenido principal

Sobre la banalización de todo y el pensamiento urgente.

Este es el quinto borrador sobre el mismo asunto.
Me preocupa el antisemitismo. Lo veo crecer mucho en estos días,
por culpa de Israel y la limpieza étnica que practica en la Franja de Gaza, lo veo salir de su latencia.

Todos pueden opinar de lo que quieran.
Trato de mantener a mínimo mi soberbia innata.
Pero se me desata cuando tantos opinan tanto sobre temas que merecerían mayor cuidado.
Se me desata cuando algunos quieren salir a opinar "con lo puesto", cuando eso que traen puesto es un paquete de prejuicios. Cuando los prejuicios son dictámenes ya incorporados sobre personas o acontecimientos, que prescinden de pruebas, o hacen que las mismas ingresen a la fuerza en su reducida visión.
"Son judíos, qué esperás". Y fulano es judío, y mengano...

Condeno la matanza israelí.

Una de las unidades que doy en mi materia de Periodismo tiene que ver con Oriente Medio.
De modo que, sin ser un experto, algo manyo. Es largo y no hay paciencia para escuchar en estos días y nada de lo que diga carece wikipedia.
La historia no parece interesar demasiado, dejando así lugar para el grito ventral, para lo primero que aparece en la cabeza.

Uno en facebook postea un video de Ahmadinejad, el ex presidente de Irán adonde habla de "la fábula del Holocausto".
Otros ponen fotos y más fotos de niños palestinos destrozados.
Otra postea una de esas frases inspiradoras...de Henry Ford.
En tanto, la colectividad israelita paraciera cerrar filas en apoyo a la masacre.
Judío, israelita, sionista, todos pasan a ser sinónimos.
Igual, algunos parecían nazis de antes, como Luis D'Elía (Arroyo, Samid...)
Está el que busca declaraciones de "judíos buenos", que condenan el exterminio. Y no se qué se quiere decir.
Está el que pone la bandera de Palestina sin saber ni donde queda.
Está el que justifica toda violencia de abajo, por la violencia de arriba y está el que viceversa.
Están los que se muestran mortificados por los niños palestinos, pero no los estuvieron tanto por las víctimas infantiles de Al Assad o de Sadam, que usó armas químicas contra kurdos y chiítas.
Están los que condenan a Israel pero matarían a todos los niños de las villas, si se les diera oportunidad.
Están los que bancan a Israel, pero se muestran progresistas ante la discriminación de acá a la vuelta.

El nazismo se ha convertido en una palabra banal, aplicable hasta para los festejos futboleros de los boludos alemanes.
...
Yo, Fahrenheit.

Debo confesarlo: Quemé libros.
Cuando mi abuelo murió en 1978, con mi hermano encontramos que guardaba propaganda nazi.
Era sastre, e inmigrante austríaco, venido antes de la Primera Guerra Mundial, así que imaginamos que sería solamente una simpatía ignorante; quisimos creer que adhirió sin saber.
Pero nos dio vergüenza igual. Y quemamos algunos de sus libros.
Recuerdo como ardían.
Los hubieras atesorado? Los hubieras vendido?
Acaso de ahí me venga el amor por los libros, por los otros, por los que tienen cosas bellas.
Culpa
o vindicación de la palabra escrita.
...
Y -cosas del destino - mis hijas, por origen y aunque ateas, son judías.
...
De modo que
No me es indiferente la ignorancia.
No me es indiferente el sufrimiento de los niños de ahora, ni de los niños de antes, ni de los niños del futuro.

Y estoy un poco harto de esto que llamamos Humanidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…

Me chupan la pipeta

Carlos Fernando Arroyo es el peor intendente que ha tenido Mar del Plata, en toda su historia. Más, posiblemente sea el peor intendente que tiene o tuvo o pueda tener el país.
El viejo es todo lo que está mal.
Si yo hubiera sido un pésimo alcalde en el pasado, vendría a este presente para agradecerle a don Arroyo que nos haya subido la cotización a todos los que éramos los espantosos.
Pero tiene su público eh, hay que decirlo. Suele pasar que los gobernantes de mierda representen a una parte del pueblo igual o más mierda, y Mar del Plata tiene material humano de sobra para erigir mamotretos como Arroyo. No te digo, que tirás una piedra con los ojos cerrados y le das a un viejo choto que te putea en idioma racista.
La última del intendente rancio es la Tolerancia Cero, nada, nada, nada de alcohol al conducir. Ni perfumina, ni alcohol en gel, ni alconasta, NADA, ni para mojarse los labios.
El pensamiento mágico funciona así. Usted no es arroyista ni cambiemita, pero le hablan de Tolerancia …