Ir al contenido principal

Master Chef extremo

Claro, el formato así lo amerita. Tanto en la edición americana como en sus franquicias por el mundo, la tónica general del programa es de bardeo y maltrato a los candidatos. 
Pero si de eso se trata, aquí les va como para mí debería ser un programa tipo (mucho más extremo):





Es el turno de Christophe, debe ser el primero en probar el platillo de Gustavo, del equipo azul. El ingrediente de hoy son simples lentejas (así lo habían anunciado hace una hora: simples lentejas). Camina dos pasos hacia la mesita. Gustavo retrocede uno y pone sus manos atrás, en gesto humilde. Christophe, el más grandote del jurado, mira el plato con remarcado desprecio, mira a Gustavo, mira el plato, toma la cuchara. Introduce apenas el cubierto y levanta lo que será su bocadillo de degustación. Antes de metérselo en la boca, lo está oliendo con asco y clava la mirada en Gustavo; tres minutos seguidos se la clava, con música de suspenso . Adentro. 
La cámara registra la primera masticada del juez. De repente, Christophe se pone lívido y abre los ojos como el dos de oro. Da una arcada en la que se le cae la cuchara de la mano. Todo el estudio se alborota. Aunque intenta detenerlo cerrando la boca, un primer hilo de vómito se abre paso entre sus comisuras y sale al aire. Gira sobre sí y corre hacia atrás y al costado y, apoyando una mano en una columna, empieza a lanzar profusamente, tosiendo y escupiendo al fin de cada parto de su estómago. Germán, el pelado, abandona la rigidez en la que esperaba solemne a que llegue su turno y corre a ver cómo está su colega. Pone una mano en su espalda. Alza la cabeza buscando al participante.
- Qué hiciste hijo de puta?! Nos querés matar HIJO DE RE MIL PUTAS? Eso querés, pedazo de sorete? - Por un instante vuelve hacia su compañero, quien doblado sobre su abdomen  vomita una y otra vez formando un charco marronáceo - Vení, matame a mí si tenés huevos, hijo de puta, asesino!!!!
 El plató central del programa se ha convertido en una colección de seres humanos desbordados y es evidente que hasta el director del envío ha perdido el control. Cámara 2 enfoca el piso, a un metro de Crhristophe que vomita y Germán que lo consuela temblando  y de rodillas con las manos en su calva, allí está Donato, en posición fetal. Tomándose las rodillas y con la boca abierta contra el suelo, llora desconsoladamente. Se le oye gemir "mamita, llevame con vos, mamitaaaa".
  Alguien de producción toma una cámara que, arrancada de su trípode, es ahora subjetiva y amateur, se mueve, camina. Trata de enfocar al grupo azul que grita de manera histérica. Finalmente descubre el porqué, haciendo zoom sobre el fondo del área de cocinas. Gustavo pende de una soga que consiguió atar a la parrilla de las luces. Se escucha un "dios mío" del improvisado camarógrafo. Gustavo se autoeliminó.
 El director poncha ahora una camarita de mano que sostiene Mariano Peluffo. Al mejor estilo del proyecto Blair Witch, se enfoca sólo. Un primerísimo primer plano contrapicado muestra sus lágrimas y sus mocos que barnizan su rostro desencajado. "Todo terminó, amigos, ya las remé todas, todas las remé". La cámara cae al piso, quedando la toma en un plano bajo. Se ven los zapatos de Peluffo alejarse a toda carrera. El estudio de Telefé reverbera con gritos de horror y ruidos metálicos.
El switcher master del canal manda el logo de telefé y seguidamente un capítulo empezado de Los simpsons.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…