Ir al contenido principal

Lápices

A la noche de esta noche la perdí entre muchas noches, la puse con la noche larga que representa a todas las terroríficas noches de la dictadura.
Veo sus caras y son todos mis hijas. Tienen, pegados en el cartel, esa miradita llameante contra la patria injusta.
Veo sus caras y son todos mis compañeros, igual que los otros, los que no reclamaban un boleto estudiantil.
Nadie tiene coronita entre mis compañeros!
Los chicos de La Plata fueron (son) el símbolo que hizo falta para denunciar la crueldad. Cuando fue necesario decir que no todos desparecieron por elegir la vía armada. ¡Si hasta los chicos se llevaron!, ¿no lo ven?.
Pero el tiempo acomodó la historia, y van nuestros queridos pibes apiñados en el camión de Blaquier, van con los delegados de la Mercedes Benz, van con los curas villeros, con los abogados laboralistas, se acomodan como pueden junto al cuerpo de Walsh.

Pero no, tienen que bajar.
Perdón compañeritos, los necesitan en la escuela.
Saben qué pasa, nunca se vacía del todo el Jarabe del Olvido.
Vengan y digan que estuvieron aquí. Vengan y arenguen a los pibes.
Vengan y díganles que hay que aguantar los trapos, que hay que pelearla si vuelven.
Vengan chicos, que nunca sobra la rebeldía y nunca falta el que ve en ustedes un peligro (y lo bien que hacen),
Esta noche, entre tantas noches, nos faltan sus lápices, sus queridos lápices.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Vea, le diré que es usted un distraído al añorar los lápices de aquellos chicos.
Aquellos chicos no han de venir a arengar a estos chicos. Aquellos supieron dejar plasmada su obra y pensamiento con lápices de trazo indeleble. Y por si estos chicos anduvieran distraídos, como les suele suceder a mis hijos, pues al fin y al cabo es parte de sus derechos el crecer paulatinamente sin apuros, han quedado escondidos entre la gente lápices mágicos. Lápices, que animados por el espíritu de solidaridad y justicia, vuelcan las letras necesarias para que estos chicos dialoguen con aquellos y sepan cuál es el sendero de la dignidad a seguir.Y para que algunos de nosotros, otrora chicos distraídos e ignorantes de aquellas épocas, hoy nos mantengamos atentos para que no vuelvan a romper el ejercicio de redacción de la historia que están confeccionando estos chicos.
Siga siendo uno de esos lápices.
Síganos contando más cosas como estas que escribió, y no le dé bolilla a ese brillo extra en nuestros ojos. Al que resbala por el cachete tampoco. Un abrazo
SERGIO

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…