Ir al contenido principal

Chevron







Si te gusta el durazno, bancate la pelusa.

Percibo que nos recorre cierto espíritu antiimperialista respecto del contrato de YPF con Chevron, y lo curioso es que el flujo va desde la izquierda clasista hasta el diario La Nación.

Algunos definen a esta etapa como "neo desarrollista"; los hay que prefieren señalar el "extractivismo", una reprimarización de nuestras economías latinoamericanas de la mano de la oportunidad que presentan los precios de los commodities.
Como sea, este modelo está ante una paradoja. Tal vez quisiera reindustrializar nuestra economía por medio de la sustitución de importaciones y el fomento al agregado de valor, más el condimento de alguna redistribución de la riqueza. Pero el contexto mundial vuelve a dividir el trabajo de las naciones y se hace difícil escapar a la tentación de producir lo que se vende. Entonces plantamos soja corriendo a quienes ocupan el suelo ancestralmente y monocultivando la Argentina. Pulverizamos la cordillera para la extracción de oro con cianuro, en una movida que nos deja unas miguitas diminutas para repartir entre la nación y las provincias auríferas. La pregunta para hacer es cuáles son las alternativas.
El gobierno viene reaccionando tardíamente y mal a la desinversión del sector privado. Se nota en los trenes y se notó en YPF. Pero, más allá de la valoración, el resultado ahí está. En el campo energético, mantener la producción y el consumo particular nos demanda unos quince mil millones de dólares en importación de combustible faltante. Ideas? La de estatizar ya se cumplió, ya la tenemos. O se toma deuda para invertir y buscar petróleo, o se sale a buscar capitales privados. Ahí entra lo del durazno. Adoptamos el sistema capitalista, vivimos en él. Y ese sistema no tiene mucho espacio para las medias tintas. Máxime cuando en el mundo se está acabando el petróleo.
El shale oil es tan porquería como la obtención de oro disolviendo piedras en cianuro. Hay explosiones que pueden provocar sismos, uso terrible de agua en el proceso. Chevron es tan basura como todas las petroleras del planeta. Se caga en la naturaleza, la destruye en pos de un consumo sobre el que nadie parece hacer reparos. Le damos un boleo? Lo metemos en el mismo avión que a los jerarcas de la Barrick? En ese caso, cuál es el plan de contingencia? Seguimos importando fuel oil para que anden las usinas? Qué le damos a San Juan, La Rioja, Catamarca? Discursos?
Estoy repodrido de los facilismos. Así como me tiene cansado el discurso de gobierno, aburrido 678, seco las alianzas con gente de mierda que les asegura la gobernabilidad, hastiado el vacío retórico de los lanatitas, también me tiene las pelotas al plato el infantilismo pseudo libertario al que no se le cae una idea consistente para resolver los problemas que tiene el país. Se denuncia con aires de alma pura pero se esconde o no se tiene soluciones alternativas.
No se si me estoy volviendo pragmático (y por ende de derecha) o simplemente crecí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…