Buscar este blog

viernes, 14 de junio de 2013

Trabajo

Empezaría el invierno, creo. Terminé de transportar a la familia, entré el auto, fui a cambiar zapatos por pantuflas y salí de nuevo con una bolsita en la mano. Me puse a juntar pedacitos de telgopor que se habían desparramado por el pasto. Acumulaba en la mano los copitos de goma y los metía de a puñados en la bolsa. Algún auto pasaba de vez en cuando. 
En un momento (no se cuánto tiempo estuve en eso) me erguí y me quedé mirando la nada. 
Todos estaban ocupados en algo, todos hacían algo en esa mañana. Yo no, era un desocupado.
El trabajo no es eso que hacés para ganarte la vida; el trabajo define tu vida. 
En el sistema, sos a lo que te dedicás. Y si no tenés trabajo, no es dinero lo que te falta sino la razón de ser.
Quería recordarlo, en momentos en que millones deben sentir lo mismo.