Buscar este blog

miércoles, 4 de julio de 2012

Redes

Parate en la vereda y mirá para arriba.
Al principio no los vas a ver, porque son tantos que se hacen invisibles.
Cables.
Muchos cables, cables de luz, cables de cable, cables de internet.
Vista desde arriba, la ciudad debería verse con u...na enorme redecilla.

Cables negros que cruzan las esquinas. Suben los edificios. Se concentran en determinados puntos o desde allí se disgregan, dependiendo cómo se mire.

Tal vez se diga que los cables nos conectan.
A mí se me antoja
que están ahí
para que a la gente
no se le ocurra volar.

3 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Es increìble lo que se ve cuando uno mira hacia arriba.

Tantas cosas raras.


Pero uno mira elpiso, generalmente.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Efectivamente mi buen amigo, es como usted enuncia. Esa trama suspendida procura que a los desplumados humanitos no se les dé por volar. Conforman rígidos senderos directores de nuestras charlas y comunicaciones. Por ellos transitamos permanentemente, sin sobresaltos, ni intemperadas experiencias. Como ahora.
El tenor de la amistad, o el cariño, acrecen su dimensión si se expresan vivamente. Y si fluyen por esas negras venas secas.
Le mando un abrazo casi real.
SERGIO

Anónimo dijo...

Frecuentemente miro hacia arriba... y me he percatado de lo mismo varias veces, incluso solia recaer en los pájaros que inocentes se detienen instantes por un descanso allí, sin conocer el riesgo que corren de conservase...
Muy bello...