Buscar este blog

martes, 22 de mayo de 2012

En los edificios, los únicos que hablan, y sólo por las noches, son los baños.



Un idioma de mierda y agua,


de botiquines y mamparas.






Lo descubrí muy tarde,


al quitarle una pila de vida


a un reloj despertador.

1 comentario:

El Gaucho Santillán dijo...

Como mìnimo...."Hermètico".


Pero es cierto que los baños tienen algo diferente a los demas ambientes.


(puse algo sobre "Gente muerta por sus traicioneras invenciones" que te va a gustar.)

Un abrazo.