Ir al contenido principal

Amistades en red



Mi papá creía que si uno hablaba con alguien el tiempo suficiente, tarde o temprano iba a encontrar que alguna vez el camino entre ambos tuvo puntos en común. Y que eso valía para cualquier habitante de la tierra. Entonces, cada vez que conocía a una persona arrancaba por el apellido, seguía por lugar de nacimiento, ocupaciones, estudios... Era hablador papá.
Me parece que las redes sociales son un poco eso, fascinan por las casualidades y las coincidencias. Un problema, pienso, es que en lugar de seguir cada uno su viaje, como ocurría antes, todo queda plasmado en un mosaico permanente de nombres y caras del pasado junto a nombres y caras del presente. De vez en cuando un pescado podrido se engancha en la red, uno que es amigo de un amigo de un amigo, que tal vez sea un enemigo, un indeseable, un perdido de ex profeso. Y entonces procedemos (procedo, no generalicemos) a revisar los hilos de plata de la trama, buscando dónde está la falla, hasta donde alcanza la afinidad con los seres que nos rodean.
Ejemplo: H, es un HdP. Deja un comentario en el post de M, que es amigo porque es amigo de R y como sabemos, los amigos de mis amigos son mis amigos. Pero si R es realmente mi amigo, partiendo del falso supuesto que en esa amistad se funda en ciertos valores (como que en la vida de cualquiera de los dos un H nos haya cagado y por ende para el otro ese H debería condenarse al peor de los infiernos) cómo carajo se relaciona con M que es amigo de H? Hasta dónde llega el carácter transitivo, qué cosas para tus amigos son intangibles y sagradas. Hasta dónde llega mi tolerancia con las asimetrías de mis amigos. En mi caso, me reconozco intolerante. Así como me siento incapaz de sonreir a los enemigos de mis amigos, me desmorono al ver que no me retribuyen con la misma moneda. Y me voy.
Empiezo a creer que las redes enredan, confunden, socavan. El pasado y el presente en primer plano encubren la mentira de creer que fue por un bolsillo roto lo que se cayó por el camino, que no fue nuestra mano sino el cruel destino el que hizo la cirugía para seguir adelante. Parecemos adorar a los dioses virtuales que convierten nuestra vida en un collage donde se juntan los mejores óleos recién comprados, con las envolturas de chicles que escupimos hace rato.
Y pese a estas conclusiones, allí sigo enviando solicitudes y aceptando otras. Incluso tengo nuevos amigos que fueron amigos de otro, yo, que ya no soy.

Comentarios

Luciano ha dicho que…
Fino y sutil análisis el suyo.
Yo soy un poco más pragmático, no tengo amigos.
Nah, pero no les doy pelota a todos en el FB.
JorgeK ha dicho que…
Lo bien que hacés Luciano, creo que voy para el mismo camino. Me amargo al pedo.
Silvia Loustau ha dicho que…
Muy bueno el analísis K (pensé en Kafka, si viera FB escribe no se cuantos libros más).
¿podriás colaborar con mi blog y publicar este Amistades en la Red?,
Yo soy más antisocial, directamete borro los mensejes de invitación.
Saludos,

Silvia Loustau
syllous@yahoo.com.ar
www.silvialoustau.blogspot.com
Anónimo ha dicho que…
En verdad una nota aguda y sentida, pero eso le pasa por buscarse amigos virtuales. Seguramente no le deben faltar sapatracas carnales, reales, que lo aprecien, valoren, o quieran. Y que con el calor de un abrazo le abran el corazón,para preguntarle con toda la sinceridad que una sonrisa franca, en vivo, acaricia:¿Como estás Jorgito?
Una pregunta tal vez trivial, pero que es auténtica porque se la dicen mirando a los ojos.
Los niños abandonan un juguete de madera, o goma, o no articulado,es decir más elemental, en pos de las modernas facturas robóticas de estridentes sonidos y colores,hechas solo para mirar.
Mientras soporten las baterías. Una vez acontecida la defunción del artilugio tecnológico, los pequeños deben recurrir a los antiguos entretenimientos. Con los cuales los sonidos corren por su cuenta, los colores por cuenta de su imaginación y los libretos del juego, pues estos hasta pueden ser en colaboración con algunos otros imagineros. Lógico que todos los guionistas, discuten, congenian, proponen, HABLAN, para ponerse de acuerdo.
Finalmente se entabló la charla entre los traviesos. Como lo hacía su padre. Mientras tanto el difunto pasatiempo se pudre sin siquiera largar olor. Porque no es real.
No sé si me explico. Un abrazo.
EL BÁSICO

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…