Buscar este blog

viernes, 19 de marzo de 2010


Ahí tenés, ahí tenés. Hoy me apuro a escribir porque estoy lleno de pensamientos positivos. Es que a la noche me dormí recontratemprano? Es que la última imagen no fue un paciente moribundo de Dr. House? I dont know. Pero bueno, antes de que se me pase dejo constancia.
Sabés qué pasa? que no quiero llegar, comer y dormirme. Además de ciertos ejercicios muy sanos para hacer en pareja, si me duermo al toque me parece que vivo para trabajar, que la vida es trabajo, que soy un engranaje chaplinesco de la cruel maquinaria capitalista. De modo que leo un poco, hago zapping de una punta a la otra y cuando empiezo como a cabecear, como justo coincide con cierto hambre, me levanto, me hago un sámbuche y me lo vengo a comer mirando cualquier cosa, puede ser La vida moderna de Rocko, camioneros sobre hielo del discovery o lo que sea. Y después me engancho con House y su mundo truculento, con Cuddy y Trece que están bárbaras. Me molesta un poco la demagogia de la serie, que hace que a último momento el doctor tenga una de esas epifanías y salva al paciente que ya dábamos por fiambre. Pero bueno. Adónde iba? Los pensamientos positivos, eso. Ahí están.

3 comentarios:

Luciano dijo...

Nunca la ví a esa serie.
Por eso también me voy a dormir alasuna.

el capitán beto dijo...

No le digo que tiene una semana inspirada Köstinger y si Cuddy y trece están muy güenas y si sumamos que a esta ultima le gustan las nenas.... bingo hacemo

JorgeK dijo...

jajaja