Buscar este blog

viernes, 5 de febrero de 2010

Propuesta #549 (posabrazos)



Cuando uno va al cine lleva los dos brazos, si es que los tiene.
En dos butacas contiguas, hay espacio para dos personas con sus culos, pero sólo lugar para tres brazos; en tres butacas contiguas hay 4 posabrazos y 6 brazos, en cuatro butacas 5/8, en cinco 6/10.
Con esta disparidad, más propia de Paenza que del autor de este blog, creo que va siendo hora de que se reglamente el uso de tales espacios para apoyar el bracete. Porque hay, en esta suerte de Vacío Legal, microscópicas batallas por la posesión y usufructo de la referida comodidad transitoria que, extrapoladas a la cantidad de cines y teatros del mundo, explican claramente el odio que carcome la humanidad.

6 comentarios:

El Editor dijo...

Es cierto! Vamos a quemar los cines y los teatros.

¿será una conspiración para que los espectadores nos distraigamos peleando por el posabrazos cuando la obra se pone aburrida?

Si las sillas no traen posabrazos lo cual a nadie le molesta: ¿será que los illuminati promueven la discordia en busca del caos al generar la necesidad competitiva del posabrazo ausente?

Cualquiera sea la verdad, la quema no se suspende: el teatro que más ilumina es el que arde desde sus butacas que promueven el odio entre las personas.

El Editor dijo...

Luego de una larga investigación acabo de comprobar que durante la presidencia de De la Rua se decretó agregarle el posabrazo faltante a las butacas de cine. Pero por un error de redacción la ley salió como agregar un "posa vaso", el cual puede apreciarse en los cines de todo el país.

el capitán beto dijo...

lo de los posabrazos pasa también en otros ámbitos como aviones y colectivos de larga distancia y es más jodido porque el tiempo de disputa posabrazeril es algo más amplio

Luciano dijo...

Es cierto, no lo había notado. No hay peor capitalismo que el minimalista.

Osvaldo Pampin dijo...

Es todo muy simple; el que diseñó lñas butacas era manco

Paulita dijo...

:) Fuiste al cine? Siempre que voy pienso lo mismo, soy de las que llegan y se ponen cómodas, dispuesta a disfrutar sin que nadie me hable ni me mastique en la oreja... y siempre es una lucha por ver quien apoya ese brazo, o te tenés que turnar... si vas al baño, por ejemplo, perdiste el apoya brazo y te quedas quietito, con las manitos en el bolsillo! :)
Interesante... muy interesante... jaja