Buscar este blog

domingo, 10 de enero de 2010

Una menos y no jodemos más


No entiendo, no lo quiero entender, nunca nunca lo haré. Qué tiene la música, a ver decime, que tiene por sobre otras ramas del arte para incorporar esa molesta modalidad de la yapa, comunmente llamada "una más y no jodemos más".
No lo puedo evitar, me fastidian los recitales. Búrlense ustedes amantes del pogo y del yalala y del olé olé olé, hagan mofa de mi defecto. Me cansan a la mitad. Es más o menos hasta donde llega mi voluntad de hacer palmas y de corear estribillos (acción a la que de entrada me niego por esto de que yo pago para que VOS cantes). Después de ese momento todo es esperar a que por fin se termine. De estar en mi casa ya estaría escuchando a un músico distinto o -lo más probable- mirando Los Simpsons. No sé, tengo poca capacidad de atención o la música que me gusta no me gusta tanto como creía antes de ir al recital.
Y cuando por fin parece que se terminó, cuand0 ya metieron el hitazo y todos los temas de relleno, cuando ya todos aplaudieron a rabiar con lágrimas en los ojos y toda la banda se despide y yo ya me pare con la camperita y las llaves, brota desde el piso el canto lastimero y mendicante, la turba toda se entrega al reclamo de otro pedacito porque -claro- nunca nunca será suficiente y los podríamos escuchar todo el día sin ir al baño. Una más y no jodemos más (x5 o 6). Me dan ganas de darme vuelta y decir: déjense de joder ahora pelotudos. Y ahí va todo de nuevo. Vuelven los músicos (no se habían ido) con cara de "y bueno, si nos lo piden así" y salen con otro temita que a vos pelotudo sin remera te vuelve loco. Y dale, y las palmas, y dale que va.
Lo que yo no entiendo es por qué esta misma gente no va a teatro y hace lo mismo. Ya sé que no va mucho, pero ponele que vaya. Y cuando salen los actores les cantan ésto y así le agregan otra escena. O van al museo y en la puerta piden otro cuadro o en el cine piden un replay.
Ah, cuando hacen otra entradita sí se justificó la entrada? Antes no? Es en la yapa el orgasmo de la muchedumbre en los recitales. Si no, es como no hubieran podido acabar.
Basta de cantitos pedigûeños. Yo esperaré en el auto con cara de culo.

5 comentarios:

Roberto Sánchez dijo...

yo soy recitalero y de los pedigüeños. Pero un día entre los días la masa no pedirá un bis y ahi te quiero ver músico.

salud y buenos alimentos

Anónimo dijo...

Sr. Jorge: Sinceramente es sorprendente el planteo, pero siendo alguna que otra vez su oyente en otros tiempos, no me sorprende la originalidad de su auto pregunta que postea en este blog y que me parece interesante porque, usted dice cosas que muchos piensan pero casi nadie expresa….
Para empezar,….se supone que si comparte su opinión en un blog es porque le interesa lo que piensa la gente que lo lee, porque le interesa que su voz se oiga de alguna u otra forma y yo le digo a usted: Uno más... Y no jodemos más!!!!! Jajá jajá, me refiero a su voz en al micrófono de antena!! Aunque veo que se ha inclinado por otros rumbos tal vez mas ricos y artísticos en este momento (increíbles dibujos).
Con todo el respeto en que me he criado y trabajo para lograr día a día, en todos mis vínculos me atrevo a dialogarlo aunque finiquite aquí!?
Supongo nada tiene que ver con los músicos, son artistas como los actores, bailarines, dibujantes, escultores etc.,………… ese es el publico!!
Allí no gobierna el artista, en mi humilde opinión, el riesgo del artista es que su obra es manipuleada, interpretada y sentida de tantas maneras como humanos existan! Una vez tiradas al espacio de al oído, la vista, el tacto, el receptor es quien codifica, de alguna manera el dueño de aquello…. por eso Los Simpson, de hecho muy buenos!! Sin desperdicio alguno ¡!para algunos…. Como para mi pero…………!
Pero por que motivo comparar ramas hermanas como la música que es infinita, de hecho trasciende nuestro espacio, es científico, lo que digo!!jaja
En realidad no soy una Sra. que sea amiga de lo pedidos en masa!! En absoluto, pero…….. La música es infinita en ese aspecto, aunque a la vez un tema comienza y culmina pero puede empezar otro.
Genera ansiedad en algún aspecto, del teatro a veces como otro arte de expresión en ocasiones uno vive el final de tal forma que no soportaría “uno más”!! Porque te revuelve, atrae a la reflexión. Hasta diría que se termina de incrustar en uno cuando ya lo hablo en el café y apoya la cabeza en la almohada.
De hecho que como rama del arte mi adorado teatro tiene un punto final de los finales,
Si nadie lo solicito durante siglos significa que el actor sabe lo que brinda y es explicito en eso, el publico espera el final, hay un ocaso. Porque de eso se trata… el teatro se mete como cuchillada o como carcajada y emoción, el canto es más efímero…….
Un tema, una obra…!!!
, En una de esas en lugar de eso, como es otra rama del arte, se paran a aplaudir 10 veces y los actores Tb. como diciendo, y bue…. saludan por décima vez! como los bailarines, nunca los vi hacer un bis ni quien se los pida!!
O una banda tiene en su lista escrita un raya al final de la rutina y luego uno debajo que dice BIS o la musica de concierto lo mismo pero dice luego del final de la obra: BIS , APLAUSOS!!?
Son distintas ramas, no enriquece compararse y no todos los músicos son iguales, no todos loa artistas son los que generan eso, es otra vía, es otra devolución
No se Sr. Jorge es una apreciación original pero son muchas las variables.
Deberían los actores acaso de encontrar injusta esta situación de no generar un: Otra!?
Reconozco que no soporto los UNA MAS Y NO JODEMOS MAS!
Pero el publico es el que genero y sigue haciéndolo, no los músicos, no la música
Un artista es raro que se encuentre enemistado con la música, aunque no sea de la rama??... pero si, es diferente salir a escuchar lo que te fascina o intriga, o poner una canción que te encanta cuando estas solo un rato…., que tener que trabajar con eso, porque así suena Sr.: Kostinger!!
Mi absoluto respeto hacia su enojo!!! Es bueno decir lo que mucho piensan y nadie dice!!
Solo un aporte.Un deseo de paz para este 2010!! Sra Naghii.

Anónimo dijo...

Buenas noches: Comparto el episodio de " una mas y no jodemos mas" si jajaja, exiliada a Bs. As por trabajo, ex oyente del puente!
DESCUBRI EL BLOG POR CASUALIDAD BUSCANDO UNA GRABACION DE AQUEL PROGRAMA QUE ME ACOMPAÑO EN MIS PEORES EPOCAS!VIAJE POR EUROPA CON MIS HIJOS, FUE DIFICIL PERO TENIA FAMILIA ALLA, Y USTED SR Jorge ES COSMOPOLITA PARA PENSAR , EN MUCHOS PAISES DE Europa del Norte , ni en musica de concierto, ni en Vallet, ni en bandas inglesas de Rock, en Londres, ni en Anfiteatros antiguos donde se presentan sinfonicas piden " una mas" se termino!, se aplaude!Raro 2 veces seria!! y cada uno se va a su casa!
Sandro , es el que me vino a la mente en este momento, no se por que sera....? decia que " No hay publico como el Argentino!!, No se... seremos hincha pelotas pero a algunos iceberg , les gusta mucho!!
Aca ya pega rechazo a veces como cuando un baterista no termina mas el tema, le pega, le pega y le pega y todos esperamos el CHAN CHAN!! DALEEEEEEEEEEEEEEEEE NENEEEEEE!! jajaja
Un abrazo Jorge!!!Desde Vicente Lopez!!
Sra Nagui: Disculp÷e pero si la casualidad existe aqui se presenta, usted bailaba flamenco y recitaba?? Es usted??Pase mucho tiempo en Andalucia?? De ser asi, el mundo es muy pequeño, no puedo creer que sea aquella mujer,si asi es es usted una artista brillante!!y me muero del asombro???!!!Increible!!!Saludos
La hormiguita viajera!!!

Yllari Chaska dijo...

Siempre està la opción de irse antes del rito pedigûeño, je. Me ha hecho reir tu post. Gracias por pasar por el mío. Ya iré leyendo también tus otras entradas. Compartir nuevos espacios es genial.
Un abrazo,

silvia dijo...

Primeramente un respeto enorme por tu enojo que lo creo justo una vez que las expresiones artistas existen tambien para provocar emociones. Pero pienso que en el caso particular de los recitales populares de música el espectáculo para muchos,sino para la mayoria, transpasa la legitimidad del escenário e incluye, por sobretodo, al público, el mismo que no quiere parar de actuar cuando el ocaso del show les indica el final de su fantasiada actuación.