Ir al contenido principal

La seguridad



Le comentaba a alguien de una barrita de amigos que se formó en la cuadra. Y concluímos que era raro que esto pase en los tiempos que corren. Los chicos ya no salen, están de la casa a la escuela, de la escuela a la colonia o en la habitación con el celular o la play. Y no sólo ellos, también los grandes han/hemos perdido -por ejemplo- la costumbre de salir a la vereda a tomar mate. El verbo "puertear" ha quedado reducido a un instante sexual y ya no es esa mezcla de chusmerío y sociabilidad que implicaba sacar una silla y el equipo de mate en los atardeceres de los meses cálidos.
Obviamente, a grandes y chicos nos devoró la inseguridad.
Recordé unas palabras del psicopedagogo italiano Francesco Tonucci. Él dice que los niños deben estar en la calle, su espacio natural. Y cuando le replican que no, que la calle es insegura, Tonucci responde que "la calle es insegura porque no hay chicos en ella". Porque si nuestros hijos estuvieran en la calle, habría adultos controlando, un grande estaría viéndolos o yendo a buscarlos y el delito no sería tan factible.
La calle es insegura porque la gente "de bien" se fue de ella, dejando el espacio público a chorros y malvivientes. Si mañana todos saliésemos a la vereda, ¿dónde o a quiénes podrían atacar los delincuentes sin ser vistos? Los asaltos proliferan en el aislamiento colectivo, en la reducción voluntaria de los espacios que sí transitamos los no ladrones.
Imaginemos que es al revés, que somos todos delincuentes y cada casa es una celda. Cómo resultaría más fácil a un guardiacárcel darnos un palazo? Con todos en la puerta o cada quien en su jaula? Por cierto, la segunda alternativa facilita las cosas. De a uno por vez nos darán el palo.
Además de alternativas a largo plazo que pasen por mejorar las condiciones de vida generales, reforzar el sistema educativo, enseñar y ayudar a ser padres a quienes por estar en el círculo perverso de la pobreza no han podido aprender, promover formas de expresión cultural o deportes en las zonas marginadas que permitan a los niños acceder a las alternativas que hoy la sociedad no ofrece, una medida de corto plazo sería salir de nuestra cueva, encontrarnos con los otros, mirarnos, escucharnos. Salir a la vereda a tomar mate, que los chicos se junten con otros chicos para armar una casita con ramas.

Comentarios

Julián Rodríguez ha dicho que…
La construcción del miedo no es un accidente ni un avatar del período geologico que nos toca atravesar. Tan bien utilizado por las religiones y otros grupos de administración de poder, el julepe social actúa sobre el fulanaje apichonando, aletargando, encerrando al sujeto (cuerpo) y a su mente en un espacio cada vez mas reducido. Una metáfora que no es tal si se extrapola a las situaciones grupales o generales que nos toca vivir como indiduos o como sociedad.
Suero leer o echar un vistazo a la Doctrina del Shock de Naomi Klein.
http://eltallerdefotografia.blogspot.com/2008/11/especial-de-la-columna-conspirativa.html.
Viene con videito Pispeensenlón.
Hasta siempre y siempre vuestro

el bueno de mí
Silvia (Inventario, ahora en Brasil) ha dicho que…
La violencia urbana genera nuevos espacios de sociabilidad como los famosos chat de relacionamiento o las residencias en countries buscando soluciones de "seguridad" como estrategia de ilusión. Pero lo lamentable y que funda este fenómeno me parece ser la búsqueda de una sociabilidad homogeneizada, o sea, un rechazo a la diferencia, a la pluralidad y, lo que es peor, a la colectividad.
Paulita ha dicho que…
Me encantó ese cuadro que re4creaste en mi mente!! Me acuerdo cuando salíamos a jugar a las veredas, chicos y chicas, todos los del barrio, a jugar a las escondidas, a saltar la soga o a andar en bicicleta... También me acuerdo de los abuelitos, que tal cual como relatás vos, se sentaban en la vereda a tomar mate y a conversar con los vecinos, sin mas... yo misma pasaba horas sentada en la vereda, buscando aventuras!! Me encanta tu propuesta!! Las calles son inseguras porque no hay chicos en ellas! Me gusta la gente que busca soluciones prácticas a problemas serios... :) Te apoyo!
Marchante ha dicho que…
yo juro que jugué en la calle

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…