Ir al contenido principal

La cigarra




Por vez primera en muchos días, me atrevo a distraerme unos minutos del laburo para escribir.

Y lo haré sobre un cuento antiguo que siempre me hizo ruido: el de La hormiga y la cigarra. Ese en que la hormiguita trabajaba de sol a sol para proveerse de comida para el invierno, mientras el grillo se rascaba las bolas todo el día cantando canciones.

En primera, es una fábula a la medida del capitalismo. Propia del pensamiento anglo protestante norteamericano (aunque sus autores no sean de ahí) transita una moraleja de la acumulación como virtud, en detrimento del arte y cualquier cosa que se aparte del esquema de producción y productividad impuesto.

En segundo lugar me cae mal la hormiga. La muy tosca se la pasa tirando indirectas sobre la conveniencia de juntar, sobre lo malo que es andar con la guitarra todo el día y que ya te va a llegar la fresca y te vas a cagar de hambre etc.

Porque la cigarra sí está haciendo algo: le está poniendo música a la vida. De ser todos hormigas el mundo sería insoportable, signado por el único sonido de unas tenazas cortando hojitas.

En fin, da para un rato largo, pero no lo tengo. Debo volver a la línea de producción.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Jorge:
Me alegra que tengas tiempo de seguir escribiendo aunque no sea tan seguido.Tenes razón el tema da para rato.
Pero hay que hacer lo posible para como dice Serrat que la rutina no te aplaste.sobre todo darse cuenta a tiempo y agregar belleza yartea la vida.
Felices fiestas y MUY FELIZ CUMPLEAÑOS!
Besos Nélida
Anónimo ha dicho que…
Dice usted que es a medida del capitalismo el relato si, con tendenciosa mirada, supone que la abnegada hormiga labora con mezquino sentimiento. Mas si usted pone algo de sensatez, y haciendo algo de memoria de su paso por los niveles más elementales de la enseñanza primera, recuerda que la diminuta vilipendiada actúa como miembro de un organismo común que es la colonia. Entonces deberá aceptar el desatino de su opinión.
O sea, el pobre animalito no curra en pos de su particular beneficio sino del bienestar común y encima tiene que bancarse que cualquier bípedo enojado con sus congéneres la denigre.
Por otra parte está el comportamiento de la hipona cigarra. Todo muy lindo con el arte que regala , pero el liviano análisis que usted hace está basado en su absoluta inexperiencia con elementos de esta estirpe. En cambio mi oposición a tal comportamiento radica en el cotidiano convivir con un hijo que, tal como la molesta chicharra, vive haciendo trencitas de macramé ( que las más de las veces no finaliza), toca la guitarra a la hora que se le canta el orto, desaprece cualquier cantidad de tiempo por ir a buscarse al cerro Uritorco y cuando vuelve no es capaz de darse un baño. Vive de festival en festival apoyando causas nobles, pero la plata para el boleto, el alimento no perecedero, la yerba y el termo, el jabón para lavarle la ropa, o el alcohol para quemarla cuando no es posible limpiarla, la pone el resto de la familia. Y si alguno osa indicarle que bien podría trabajar cobrando algo por el arte que dispensa, explota en improperios contra la ponencia, propia de Adam Smith, y su burguesa familia.
Vale decir el artístico desinteresado es regalón con los bienes ajenos. Mientras tanto la ropa, el médico, los viajes, la comida, y algunos etc. más los ponemos el resto para que él alegremente regale la dudosa calidad de sus malabarismos, graznidos, rasguidos y cortes de pelos, a la vida.
Don Jorge siga en la línea de producción y mientras reflexione. Justificar así a la cigarra es justificar la nadería de algunos. “El que no trabaja no come” sostuvo Saulo de Tarso. La constitución Soviética también.
Un abrazo. Sergio
Oscar ha dicho que…
Había un lindo chiste sobre la cigarra convirtiéndose en estrella del rock y multimillonaria, y la hormiga que al despedirse porque se iba de gira a Francia le pedía que si lo veía a La Fontaine lo mandara a la con... de su madre...

Pero vine para otra cosa más cotidiana: Feliz cumpleaños!!!! Y ya que estamos, diría Truman, Feliz Navidad y Año Nuevo...!!!!

Un abrazo, amigo!

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…

Me chupan la pipeta

Carlos Fernando Arroyo es el peor intendente que ha tenido Mar del Plata, en toda su historia. Más, posiblemente sea el peor intendente que tiene o tuvo o pueda tener el país.
El viejo es todo lo que está mal.
Si yo hubiera sido un pésimo alcalde en el pasado, vendría a este presente para agradecerle a don Arroyo que nos haya subido la cotización a todos los que éramos los espantosos.
Pero tiene su público eh, hay que decirlo. Suele pasar que los gobernantes de mierda representen a una parte del pueblo igual o más mierda, y Mar del Plata tiene material humano de sobra para erigir mamotretos como Arroyo. No te digo, que tirás una piedra con los ojos cerrados y le das a un viejo choto que te putea en idioma racista.
La última del intendente rancio es la Tolerancia Cero, nada, nada, nada de alcohol al conducir. Ni perfumina, ni alcohol en gel, ni alconasta, NADA, ni para mojarse los labios.
El pensamiento mágico funciona así. Usted no es arroyista ni cambiemita, pero le hablan de Tolerancia …