Ir al contenido principal

Mediodías con amor


Pido a todos que organicemos una campaña para jubilar a Mirtha Legrand. Que sí, que sea su último almuerzo, de preferencia éste, el de hoy.

Resulta que a un número indeterminado de fósiles vivientes le venimos perdonando la vida con extremada paciencia. Personajes farandulescos del espectáculo y la política, han sacado demasiado barata la vuelta de la democracia y el fin del menemato. Grondona, Neustadt, Susana, Mirtha, Moria, el Ruso, deberían agradecer de rodillas que seamos un pueblo dentro de todo pacífico y no les hayamos cobrado sus colaboraciones con dictaduras políticas o económicas. Tiendo a pensar que esa magnanimidad no es tal, que nuestro pueblo perdona porque en su momento vitoreaba los mismos nombres y las mismas ideas. Cuando los pueblos descubren que anduvieron metidos en cosas horrendas o perdonan para perdonarse o descargan su ira contra los chivos expiatorios que los representaron. En algunos casos, basta que el opresor caiga, para que los oprimidos descargen su furia con los colaboracionistas. Pienso por caso en las mujeres peladas por las muchedumbres europeas por haber cogido con los nazis invasores.

Mirtha no sólo parece salir indemne de esas imágenes en blanco y negro que la muestran en la mesa junto a Su Giménez y Claudio Lebrino hablando de la "campaña antiargentina" que el mundial 78 vino a desbaratar, sino que, décadas después, puede entregar el Martín Fierro a los programas de Telefé por la memoria, sin que se le caiga una rosa rococó. Me dió impresión escucharla locutar los dos términos que tanto nos costó instalar: dictadura militar. "Por los niños apropiados por la dictadura militar", leyó la señora y ni por un momento alguien le gritó desde el fondo del salón ni de los tiempos algo como "vos bien que la pasabas en la dictadura militar vieja chota".

No, ella usa la entrega de los premios como pasarela y no se detiene en su verborragia ni cuando homenajean a Guinsburg. Callate de una vez! Llamate a silencio momia!

Encima, el periodismo está tan pero tan devaluado, que hasta la mencionan como la mejor entrevistadora.

TOMATELÁS.

Comentarios

Roberto Sánchez ha dicho que…
que vieja podrida!!! encima en el verano sale a hacer denmagogia saludando a la gente , pero se saca los anillos!!! y la siguen aplaudiendo, por favor!!!!

salud y buenos alimentos
ADN ha dicho que…
jaja. perdón que me ría. Tenés toda la razón, pero me causó gracia tu calentura.
Pero a la gente "decente" le encantá que una "señora" esté en la televisión y que sea tan "distinguida", tan "Ubicada". juaaa.
La otra vez gernardo Romano le dijo: Usted es una señora aristocratizante, no mire todo desde su lugar. Y a la vieja casi se le voló la peluca.
La ciudadana ha dicho que…
No merece, siquiera, ser embalsamada!!!
Oscar ha dicho que…
Seguramente Mirtha sigue convencida de que Galileo era un nabo, al no haberse dado cuenta de que el verdadero centro del Universo era ella. Para mi será un misterio cómo hace para suponer que a una reunión de 700 personas le puede interesar saber que su nieta le dio de comer al nene antes de venir. En fin...
Anónimo ha dicho que…
Flaco
Vos tomaste en cuenta que nuestras "Divas" son viejas madamas, gordas y arrugadas y que nuestro simbolo sexual femenino es un travesti?
Somos como el programa de Tinelli, sabemos que es todo mentira, que los finales están digitados y que el unico que gana es el que maneja todo. Pero seguimos cada cosa que pasa como si pudieramos, o quisieramos, cambiar el final.
Alguna vez vamos a despertarnos y Moria va a ser un monstruo horrible, la Su una veterana de mil batallas, con las raices negras y la panza fofa, la Barbieri va a ser como es ahora y Mirta se verá como es, una vieja podrida y muy, pero muy jodida. Espero que sea pronto, porque si seguimos de espaldas, va a venir Florencia y ahí si que te quiero ver
Osvaldo

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

No me arrepiento de este amor

Amo a Cristina. Amo a Cristina y la amo más cuanto más la odian, la amo en exacta proporción a lo incomprensible que les resulta mi amor, y el de tantos otros. Pero no pasa nada si hago otro intento por explicarlo.  Cristina encarna una manera de ver el país y su contexto, aunque no sea la única inventora de esas visiones. Encarna, dije. Resulta la encarnación de viejos anhelos, expresados -por ejemplo- en aquéllas asambleas populares de 2002, el año después del que se fue todo a la mierda. Quien haya estado en alguna plaza recordará alguna de las ideas que se nos ocurrían cuando creímos que se habían ido todos: revisar la deuda, asignación universal por hijo (derecho que reclamaba en 2001 el Frente Nacional contra la Pobreza), estímulo del consumo y de la producción nacional, juicio y castigo a los responsables de la dictadura cívico militar. Una brainstorm de necesidades obvias, toda vez que las ideas contrarias nos habían llevado al default, al trueque y a la miseria.
 Néstor pri…