Buscar este blog

miércoles, 2 de abril de 2008

un puñadito de plumas

Alguna vez escuché preguntar adónde se van los pájaros cuando mueren. Esa pregunta se respondía con el misterio. Nadie, nunca, en ningún lugar alguien puede hallar a las criaturas del cielo cuando del cielo se desprenden.
Hoy yacía un colibrí sobre el tapete de la entrada. Ahora me pregunto las razones y significados del pequeño y colorido mensaje. Todo un gesto que no alcanzo a comprender. Por qué será que a la más pequeña estupidez cotidiana le busco una moraleja.

1 comentario:

Analía dijo...

será porque algunas veces, en días como hoy por ejemplo, se necesitan de las metáforas para entender una realidad tan hostil.