Buscar este blog

martes, 11 de marzo de 2008

un pedacito de algo

El corazón se le agitaba dentro como un resorte vivo. Era como una langosta atrapada en las manos: el insecto no diferencia ese espacio oscuro del que le ofrece la inmensa pampa, para él el hueco de la mano es igual que un enorme tinglado e indistinto del puente de aire fresco que sobrevuela un río. O tal vez sí advierte las diferencias. Acaso sean sus patas las que funcionen de una única manera: se carga de energía cinética, se prepara para saltar, gira su cuerpo y apunta, salta, se estrella contra la palma, vuelve a cargar, vuelve a saltar, choca de nuevo. Una y otra vez hasta que la libero.
Su corazón latía como una langosta presa.

1 comentario:

maria dijo...

Pobrecito grillito.
Saludos