Buscar este blog

domingo, 9 de marzo de 2008

Accidente

Creo que todos tenemos motivos inconcientes para ver las cosas y hacerlas de un modo particular.
Será que mi papá se me fué de un modo tan abrupto a mis 21 (cíncope en el Catedral mientras vacacionaba con mi mamá y mi hermana. 49 años él), que cuando la parca avisa, siempre lo tomo como una ventaja y atiendo sus señales.
Me entristece como a todos el accidente en Dolores, pero no dejo de vernos como un pueblo imbécil y ciego de toda ceguera.
Pareciera que el drama es el paquete de occisos que se produce de un sólo golpe. Y devoramos horas de tele y ríos de tinta para buscar explicaciones y culpables. Para qué? Qué que no sepamos puede hacernos ver la posta en un denodado esfuerzo de investigación? Qué detalle específico puede -esta vez sí- convocarnos a reflexionar y cambiar todo lo que hacemos todos los días.
Si en vez de muertes por accidentes viales fuesen por la fiebre amarilla, cuántos ministros de Salud habrían volado por la ventana o habrían sido linchados en la plaza pública. Pero no, la muerte en auto es una consecuencia barata de manejarnos como se nos cantan las pelotas. Pobrecitos, pobrecitos, pobrecitos. Repetimos nuestro pequeñito fruncido de narices y ojos al leer la muerte en el diario, pero nuestra pequeña mentecita no suma, no alcanza a abarcar la dimensión de la película; vemos fotogramas y pasamos al horóscopo.
La muerte se caga de risa.
Pobrecitos.

3 comentarios:

Carla dijo...

Jorge, excelente blog, de verdad.

Esto, para mi, es como lo del huevo y la gallina. Como tantas otras cosas, para que nuestras mentecitas no pasen de lo trágico al horóscopo hay toda una tarea de educación pendiente (con mayúsculas). Tenemos a los niños, siempre los habrá... pero quienes para enseñarles? La mayoría de maestros y profesores promedian la edad de 24-30 y casi todos escriben con faltas de ortografía por poner solo un ejemplo alarmante. Entonces? Cómo encaramos el tema de la educación? Si, hay niños para que en el futuro sean maestros... pero ahora, ¿quien les enseña el oficio?
Una mierda todo.
Y disculpame, dudo que algún ministro salga pateado por la ventana por más o menos casos de fiebre amarilla. Acaso salieron los de acción social o economía en lo que va de democracia por los niños que se mueren de hambre intrafronteras? No.
Mira, hasta capaz lo más inteligente sea leer solo el horóscopo.
Sorry, hoy me levanté un tanto revuelta.
Besos y felicitaciones por esta publicación.

Maria dijo...

Excelente blog. Me fascina cómo escribís y muchísimo tus dibujos y pinturas. Si algún día tengo el dinero que deben valer, te compraría alguna que tengas a la venta.
Respecto a este post, es una de las pocas veces en que una generalización nos viene tan bien. Muy de acuerdo.
Saludos

Mascaron de Proa dijo...

Lamentablemente la muerte se convirtió en un espectáculo mediático , todos buscamos ver cuerpos, sangre, y sentir la satisfacción de saber que le paso al otro y no a mí.
pobrecito