Ir al contenido principal

Vuelvo al bondi


Leer en el colectivo es una forma de subversión de la realidad. Un cuento de Cortázar (en Historias de Cronopios...) habla de un tipo que trabajaba para la UNESCO y tenía cierta capacidad de abstracción. Un día veía sólo las cabelleras de la gente, otro los botones, al siguiente sus aparatos digestivos. Todo eso hasta que lo rajaron.
Leer en el colectivo es un raro ejercicio de la misantropía. Superada la náusea que genera el esfuerzo por seguir las líneas con los ojos, un mundo distinto se abre ante uno. El mundo de las ideas, o las desventuras del Elfo Patata o un cuento de Andrés Rivera. Se desvanecen allí los hedores y los gestos, las frenadas y la mugre, toda la humanidad enlatada hacia algún lado, los minutos de espera, las miradas recelantes por la posesión de asientos.
Reservo al final de los capítulos recobrar mi sentido de la orientación, echar una mirada a las alturas de las calles. Mirar a la gente que pide boletos de sobra, contemplar una forma agradable, dejarme ganar por los debes y haberes que asaltan a todos. Escribir alguna línea que justifique visitar este blog de tanto en tanto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Buenisimo! Volvemos al P y P de las tardes.Te felicito.
Nélida
Oscar ha dicho que…
Nunca fui de usar mucho bondi, pero esto mismo me pasaba en la etapa de tren. Con un adicional: el último tramo lo dedicaba a buscar en mis compañeros de vagón más cercanos quién podría ser alguno de los personajes de lo que estaba leyendo. Y me sorprendía la cantidad de criminales de guerra nazis, mujeres de doble vida y espías ocultos tras disfraces de maestro que viajan en el Roca a las 9 de la mañana de un martes...
Anónimo ha dicho que…
Hola! llegué a tu blog por el enlace que está en el de Oscar.
Me parece excelente.
Voy a volver, ahora ya no me queda más tiempo después de la gira habitual por las casas de los amigos.
Saludos
Dolores
Anónimo ha dicho que…
Buen recurso la lectura para resistir el diario traslado en el transporte público de pasajeros. Pero con el recaudo de, por ejemplificar nomás, no perderse en ella y seguir de largo del destino previsto. Se me hace presente leyéndote, del mismo Cortázar y también de Cronopios y Famas...El diario a diario, con la diferencia que, las metamorfosis voy experimentándolas yo misma a través de la lectura. Vivan pues las letras!!!!!

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…