Ir al contenido principal

Un aporte al INDEC

En el eterno debate acerca de las mediciones de pobreza que realiza el INDEC, hay un indicador que -hasta hoy- no ha sido tomado en cuenta.
Se trata del IdET ó Índice del Estado de los Tohallones. Consiste en una simple inspección profunda del armario del baño de cada familia y del nivel de deterioro o mantenimiento que poseen los elementos de secado. De acuerdo a un complejo cálculo, los hogares serán clasificados de A a E, con tres subcategorías en la clase media (c1, c2, y c3). Una vez categorizado cada segmento, las descripciones son las siguientes:
A (Clase alta, aristócrata): Juegos varios de tohallas, tohallas de mano y tohallones, ordenados por colores, alta calidad y escudo familiar bordado.
B (Clase alta): Ídem anterior, aunque puede reemplazarse el escudo (en el caso de carecer de abolengo por tratarse de nuevos ricos postmenemistas) por el apellido familiar o el apodo de su patter familia (Cacho) .
C1 (clase media alta): Amplia gama de colores en los juegos de tohallas, todas planchadas y apiladas prolijamente por el servicio doméstico en los armarios de cada baño. Esponjosos y acogedores tohallones.
C2: (clase media media): Aquí desparecen las tohallas de mano, dejando el secado en tohallas y tohallones. Algunos de estos últimos son robados de hoteles visitados en la época del 1 al 1. La cantidad en este sector es inferior, aunque se mantiene un stock suficiente en los placares para que dos o tres integrantes de la familia se bañen sin problemas uno detrás del otro. Hay algunos juegos del mismo color, pero tienden a disgregarse en el proceso de lavado.
C3: (clase media baja) La calidad baja drásticamente. Si bien algunos tohallones son esponjosos (aunque ya bastante descoloridos) los reemplazos han sido hacia precios más bajos: telas finitas que se empapan a una sola pasada y que demandan 11 o 12 duchas de servicio antes de empezar a secar (en las primeras tienden a "correr el agua de lugar"). APARECEN AGUJEROS POR EL USO. Disimuladamente, los instrumentos de secado han ido mostrando heridas y desgaste. A menudo, los C3 deben ir en pelotas hasta el tender para ver si hay un tohallón seco.
D (clase baja): Hay una maraña amorfa de tohallas y tohallones. De hecho, varias tohallas han devenido tales luego de la capitulación de algunos tohallones. De igual modo, algunas tohallas devienen repasadores y algunos repasadores devienen trapos, en una caída sin descanso. Los siempre escasos tohallones en funcionamiento, se parecen a ponchos con enormes boquetes en el medio. Después de cada baño un crujido de hilos moribundos preanuncia la muerte de un tohallón y el nacimiento de dos tohallas. UN TOHALLÓN PUEDE SOPORTAR DOS CUERPOS antes de ser sometido a la tortura del lavarropas. A menudo, saliendo de la ducha, debe recurrirse a un tohallón ya en actividad desde hace un par de días.
E (indigentes): Mucha gente de este grupo no se baña. Los que lo hacen, curiosamente, poseen uno o dos tohallones de tela bastante resistente. También existe la opción del secado a la intemperie con los brazos en jarra o con papeles y cartones.
Un servicio al Indec después de bañarme, en vez de irme por la tangente me fuí por la secante.
De nada

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Jogito
Te comento, escuché a un locutor muy progre, muy comprometido, muy militante, que, refiriendose a aquellos que no tienen la suerte de tener una educacion decente o un gusto cultivado, o ignoran quien es Sabato, les llama "cabezas" "no pueden ser tan cabezas" o "Que cabezas" Que cosa el otro yo no? ¿Te acordas del Dr. Merngue?
Y bueno, ya vendrán tiempos mejores o volverán gentes coherentes a programas coherentes
Un abrazo Osvaldo
Anónimo ha dicho que…
Una semana sin comentarios es mucho.
¿que pasa ?

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…