Buscar este blog

sábado, 2 de febrero de 2008

Un aporte al INDEC

En el eterno debate acerca de las mediciones de pobreza que realiza el INDEC, hay un indicador que -hasta hoy- no ha sido tomado en cuenta.
Se trata del IdET ó Índice del Estado de los Tohallones. Consiste en una simple inspección profunda del armario del baño de cada familia y del nivel de deterioro o mantenimiento que poseen los elementos de secado. De acuerdo a un complejo cálculo, los hogares serán clasificados de A a E, con tres subcategorías en la clase media (c1, c2, y c3). Una vez categorizado cada segmento, las descripciones son las siguientes:
A (Clase alta, aristócrata): Juegos varios de tohallas, tohallas de mano y tohallones, ordenados por colores, alta calidad y escudo familiar bordado.
B (Clase alta): Ídem anterior, aunque puede reemplazarse el escudo (en el caso de carecer de abolengo por tratarse de nuevos ricos postmenemistas) por el apellido familiar o el apodo de su patter familia (Cacho) .
C1 (clase media alta): Amplia gama de colores en los juegos de tohallas, todas planchadas y apiladas prolijamente por el servicio doméstico en los armarios de cada baño. Esponjosos y acogedores tohallones.
C2: (clase media media): Aquí desparecen las tohallas de mano, dejando el secado en tohallas y tohallones. Algunos de estos últimos son robados de hoteles visitados en la época del 1 al 1. La cantidad en este sector es inferior, aunque se mantiene un stock suficiente en los placares para que dos o tres integrantes de la familia se bañen sin problemas uno detrás del otro. Hay algunos juegos del mismo color, pero tienden a disgregarse en el proceso de lavado.
C3: (clase media baja) La calidad baja drásticamente. Si bien algunos tohallones son esponjosos (aunque ya bastante descoloridos) los reemplazos han sido hacia precios más bajos: telas finitas que se empapan a una sola pasada y que demandan 11 o 12 duchas de servicio antes de empezar a secar (en las primeras tienden a "correr el agua de lugar"). APARECEN AGUJEROS POR EL USO. Disimuladamente, los instrumentos de secado han ido mostrando heridas y desgaste. A menudo, los C3 deben ir en pelotas hasta el tender para ver si hay un tohallón seco.
D (clase baja): Hay una maraña amorfa de tohallas y tohallones. De hecho, varias tohallas han devenido tales luego de la capitulación de algunos tohallones. De igual modo, algunas tohallas devienen repasadores y algunos repasadores devienen trapos, en una caída sin descanso. Los siempre escasos tohallones en funcionamiento, se parecen a ponchos con enormes boquetes en el medio. Después de cada baño un crujido de hilos moribundos preanuncia la muerte de un tohallón y el nacimiento de dos tohallas. UN TOHALLÓN PUEDE SOPORTAR DOS CUERPOS antes de ser sometido a la tortura del lavarropas. A menudo, saliendo de la ducha, debe recurrirse a un tohallón ya en actividad desde hace un par de días.
E (indigentes): Mucha gente de este grupo no se baña. Los que lo hacen, curiosamente, poseen uno o dos tohallones de tela bastante resistente. También existe la opción del secado a la intemperie con los brazos en jarra o con papeles y cartones.
Un servicio al Indec después de bañarme, en vez de irme por la tangente me fuí por la secante.
De nada

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Jogito
Te comento, escuché a un locutor muy progre, muy comprometido, muy militante, que, refiriendose a aquellos que no tienen la suerte de tener una educacion decente o un gusto cultivado, o ignoran quien es Sabato, les llama "cabezas" "no pueden ser tan cabezas" o "Que cabezas" Que cosa el otro yo no? ¿Te acordas del Dr. Merngue?
Y bueno, ya vendrán tiempos mejores o volverán gentes coherentes a programas coherentes
Un abrazo Osvaldo

Anónimo dijo...

Una semana sin comentarios es mucho.
¿que pasa ?