Ir al contenido principal

Se miente más de la cuenta y, por falta de imaginación, hasta la verdad se inventa (Machado Antonio)


El otro día se nos cortó la luz y estuvimos jugando al veo veo y a a otros divertimentos decimonónicos como 6 horas.
Se me ha dado por cultivar una rutina de persistencia en mis reclamos telefónicos. Lo que antes consignaba como "ya reclamado", ha mutado en una hinchapelotez que encuentro benéfica. Si pido un taxi, por ejemplo, vuelvo a llamar cinco minutos antes del tiempo que me prometieron. "Sí, quería saber qué pasó con mi taxi". En mi cálculo, los telefonistas de cualquier sistema son personas cuya tarea asignada está eximida de toda responsabilidad, para que uno no pueda derribar el sistema quebrantando su moral. No obstante, según mi teoría, al igual que cualquier mortal, no soportan el asedio. Creo que bastará con la sola noción de estar ante un rompehuevos, para que intenten deshacerse del cargoso empujando aunque sea un poco la maquinaria.
Debemos haber llamado unas 5 veces, en esas 6 horas sin luz. En mi último llamado, pedí hablar con alguien "de más arriba", por lo que me dieron con El Supervisor.
- Qué tal, mirá, te llamo porque hace 6 horas que no tengo luz. Dejo el reclamo pero no viene nadie".
También enumeré una serie de contratiempos (que capaz que el señor desconocía), que genera la falta de suministro eléctrico. El Supervisor me respondió que "por más que sacase toda la empresa a la calle", no había seguridad acerca de la hora en que me reestablecerían el servicio. Y que se estaban priorizando los reclamos más atrasados, habiendo gente sin luz hacía 24 hs. Y que me aconsejaba trasladar los remedios a otro lugar y -prácticamente, no lo dijo pero era como si lo hubiese dicho- comerme lo que hubiese en la heladera.
No pude más que comprender, cortar y esperar. La luz volvió media hora más tarde para algarabía de todos, que corrimos hacia distintas pantallas.
Pero me quedé con algo de bronquita. A continuación detallaré lo que me hubiese gustado que suceda.
- Qué tal, mirá, te llamo porque hace 6 horas que no tengo luz. Dejo el reclamo pero no viene nadie".
Se oye una especie de graznido del otro lado. Después corre algún fluído por la nariz del Supervisor. Por fin, rompe en llanto. Tuuuuuuuuuuuuuu
- (atienden: "EDEA buenas tardes") Sí, no sé si me atendiste vos, estaba hablando con el Supervisor y....
- Ah, es usted. Sí, el señor Garaventa está inconciente. No sé qué le dijo, pero empezó a gritar y a agarrarse de los pelos y darse la cabeza contra una columna mientras gritaba noo noo. Qué fué lo que sucedió?
- Nada, bueno sí, que hace 6 horas que estoy sin luz y quería...
La operadora suelta el teléfono contra su escritorio mientras su voz se hace más lejana rápidamente.
- "ah nooooo, ah bueeeeeeee... Martinez y la reconcha de tu hermana! Me dijiste que había ido un móvil a la casa de este señor!!! Pelotudo, inservible!".
Unos pasos rápidos suben una escalera de madera, bajan dos personas segundos después. -Vos atendé a Ricardo que yo me ocupo de éste.
Mientras el hombre se aleja y a los gritos despide a Martínez (qué hacés todavía acá, armá tu bolso ahora), la operadora se acerca hasta El Supervisor. Por el sonido, entiendo que éste está cargando una pistola automática.
- Garaventa nooo, no se pierda Garaventa...Ricardo! Ricardo!!!!! RICARDO!!!!!
Mientras la mujer se acurruca sobre el tubo descolgado, sus brazos forman una caja acústica que deriva en mi oreja. "Todo terminó".
No menos de 23 balazos llegaron desde el fondo. Estimo que se trata de una masacre, sólo los primeros han ido al cuerpo de Martínez. El hombre que lo despidiera intentó frenar al justiciero, pero su alegato fue abortado por dos tiros. Los demás se perdieron en el fondo, tal vez un galpón.
Corté por pudor, no soy de meterme en cuestiones ajenas, aunque debo reconocer que empecé a oír una canción de Backyardigans ni bien empecé a marcar el 4993332.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tu sueño sería posible tal vez en Japón y en tiempos pasados, no se en la actualidad . Pero que lindo si alguna empresa se preocupara realmente por lo que nos pasa a los usuarios y no solamente de la ganancia que pueden obtener de nosotros.
cariños para todos Nélida
La ciudadana ha dicho que…
Catarsis absoluta con su relato.
La cantidad de balazos fue poca para mi parecer, pero al menos justiciera.

Si en verdad fuera del modo que lo relata, ¡¡¡cuántos empleados inútiles menos habría!!!

Paciencia, al menos ahorró 6 horas de energía eléctrica (?) y molestó a los inútiles que atienden desde EDEA.
la mary ha dicho que…
Imagino que de lo único que hablamos en estos casos, es de la esclavitud, el dominio de unos pocos sobre muchos. Estos abusivo no tiene nombre, se llaman “grupos”, “holdings” y otras mierdas en sus distintas versiones, abusan de vos cómo usuario y también del Sr. Garaventa (qué por fín conoce lo que es una obra social) el cual a los pocos meses se vuelve robótico porque hay que ser muy íntegro emocionalmente para padecer las injusticias internas y ser la pared de impacto de las locuras que generan con su inoperancia y con el robo sistemático en cada factura que imprimen. Todos somos parte de esta maquinaria mientras se dependa del servicio. No te quepa la menor duda que en sus registros indican que un chiflado está llamando cada 10 minutos y por lo tanto deciden puentear a los que están peor para resolver en media hora la situación de una célula “enferma” que pueda llegar a generar un cambio en las otras. No vaya a ser que se esté gestando un profeta. La que escribe trabaja en un call center, y por esta vez sean buenos conmigo (me puse melancólica) les pido que cantemos una de Bob:

Los viejos piratas me robaron
Y me vendieron a los buques mercantes
Minutos después de sacarme
Del poso insondable
Pero mi mano se hizo fuerte
Por la mano del Todopoderoso
Avanzamos en esta generación triunfalmente
¿Nos podrías ayudar a cantar
estas canciones de libertad?
Porque es todo lo que he tenido
Canciones de Redención
Emancípense de la esclavitud mental
Solo nosotros podemos liberar nuestras mentes
No tengan miedo a la energía atómica
Porque ninguno de ellos puede parar el tiempo
¿Cuánto tiempo matarán a nuestros profetas mientras nos hacemos a un lado y miramos?
Algunos dicen que es parte de esto, tenemos que cumplir el papel
¿Nos podrías ayudar a cantar estas canciones de libertad?
Porque es todo lo que he tenido
Canciones de redención
Candiones de redención
El gaucho ha dicho que…
jajaajjaa jorgue es genial lo que escribiste... me encantó sobretodo lo de... "cada uno corrimos a diferentes pantallas" es senciallemente real e impactante
Roberto Sánchez ha dicho que…
Sublime, fantástico, espectacular clapclapclap...barrilete cósmico...

Me encanta quejarme, protestar, pedir con alguien que pueda tomar decisiones, son esos pequeños actos de justicia por medio de la hinchapelotez...

salud y buenos alimentos

pd: feliz año y demás congratulaciones propias del calendario

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…