Ir al contenido principal

Presentismo Perfecto



Recuerdo un texto de Bradbury que venía en un libro de Castellano que armaba para los secundarios marplatenses la librería Pardiñas. No quiero ir a Google a confirmarlo, supongo que se trataba de "Y vendrán lluvias suaves". Si la profesora Musso de Diez me preguntara su síntesis, creo que se trataba de que las máquinas finalmente se apoderaban del mundo y el hombre se extinguía.
Tengo tres lugares de trabajo (comer ya no es tan fácil) y además está mi casa. Donde voy hay una máquina esperándome, un pantalla, conexión a Internet. Recorro en cada lado los mismos sitios, mi navegación por el ciberespacio tiene menos onda que Buequebús. En cada monitor tecleo las misma constraseñas, abro los mismos programas y hasta juego al Carta Blanca repetidamente.
A mis informativos en la radio los escribía a máquina, dos copias con papel carbónico. Después, a las "hojas de ruta" del noticiero de canal 8, una vez terminadas a mano, debía ir volando a fotocopiarlas en la máquina de Contaduría. Y se me ocurren mil ejemplos más de aquél pasado no tecnificado, desde las cartas con ribetes celestes de Vía Aérea, hasta la total ausencia de celulares en mi vida (cosa que aun puedo gritar con orgullo: YO-NO-TENGO-CELULAR).
No quiero hacer un lacrimoso canto retro al mundo que dejamos atrás. Sólo es que temo que un día las computadoras resuelvan prescindir de nosotros y hasta jueguen al solitario solas.


PD: qué alucinante cuando Los Picapiedras visitan a Los Supersónicos

Comentarios

Gabriela ha dicho que…
Soy de hacer uso y abuso de todos los "gadgets" que van surgiendo (los que puedo comprar...) y trato de estar informada sobre las novedades en adelantos tecnológicos, sin embargo hay algo que extraño usar: la carta manuscrita. Se perdió mucho al reemplazarla por el email y el chat (se ganó en anglicismos, eso si...) Era agradable escribirlas y más aún recibirlas.

Salud y gozo.
Gabriel Garcia ha dicho que…
Sin duda es bueno el acceso a tecnologias mas complejas.
Todo esta en el uso que se les da.
Creer que porque tenemos celulares y nos conectamos en la red, estamos mas comunicados, es una absurda falacia.
Coincido con el comentario de Gabriela.En una epoca recibia y escribia muchas cartas, ahora las personas con las cuales me escribia, no solo no me contestan los mails que les mando,sino que me envian esas cadenas insoportables, que me caen de rebote por estar en una lista de contactos
Un abrazo y hasta siempre. y aunque a Jorge no le guste, feliz año nuevo

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…