Buscar este blog

martes, 18 de septiembre de 2007

Poné tu vida en Play


Ya basta de lluvia, parenlá.

Vengo masticando una idea, y al contrario de los caramelos sugus azules, masticarla no la empequeñece. A cada rato encuentro nuevos elementos y cada persona que me presentan ingresa en una lista enorme. Por supuesto hay excepeciones, aunque no alcanzan a detener esta conclusión vehemente: LA GENTE NO SABE ESCUCHAR.

Antes creía que era un reflejo condicionado por ser yo periodista, algo así como "si vos creés saberlo todo, yo se más". Pero últimamente, mas definido como laburante que como jinete de noticias, encuentro que es un síntoma independiente de mí; sea yo quien sea, ahí están los sordos.

Cuando noto que el otro quiere poner play sin escuchar, ensayo distintos métodos de constatación (sé que son varios, pero ahora recuerdo sólo el que sigue): uno de ellos es empezar una respuesta y no detenerla hasta el punto, pase lo que pase.

Hoy tuve este intercambio:

- ELLA (doctora y docente +55años, +100ks.): ..."y lo que quería la hija del ministro era canjear educación por deuda externa..."

- YO (a partir de "deuda externa"): ...bueno, eso ya lo venían intentando desde la década del '90 con los swaps, te acordás?, que eran lo mismo, cambio de deuda por naturaleza, para quedarse con el control de parques nacionales y la biodiversidad....

- ELLA (a partir de "deuda externa", SU "deuda externa")..."claro, como nos opusimos tanto, el proyecto se lo tuvieron que guardar....


El resultado es un choque de palabras, una mezcolanza, un licuado, un amasijo de oraciones. Dos coches que sin cederse el paso quedan fusionados en una bola de chatarra.


Notoriamente renuncié a la respuesta, me desplomé en la silla y empecé con un (para mí) sarcástico camino de "ahás".


Lo extraordinario del asunto es que si uno tiene la paciencia de bancarse el monólogo, si asiente con la cabeza un rato y escucha o finge escuchar, basta para que a uno le tome aprecio el disertante y recuerde el momento como "una linda charla".


Te escucho...

6 comentarios:

La candorosa dijo...

Estimado, el AHÁ nos ha convertido en seres casi angelicales, podría decirse...
Somos los que ponemos la cara...actuamos hasta la expresión de "te escucho", pero estamos en nuestro territorio mental, evitando a esos sordos, que al final, nos terminan apreciando!!!!

Saludos
Ciegos, sordos y mudos...

Anónimo dijo...

El problema no es que no saben escuchar, el problema es que NO QUIEREN escuchar, puesto que es mucho mas comodo hablar que escuchar ... y vivimos buscando la comodidad que no se de que nos sirve si con todas las comodidades seguimos siendo infelices ... bueno resumiendo ... como dice Silvio Rodriguez en una cancion que creo encierra una verdad muy grande: "el problema señor, sera siempre sembrar amor"
Saludos de una total desconocida en busca de sembrar un poco de amor.
Sol

victor dijo...

te fijaste en la mirada?

gustavo dijo...

Sergio esto no tiene que ver con tu post.Me parece recordarte como ex-alumno promocion 87 del CNMM.Te cuento,aunque tal vez ya lo sepas,que estamos organizando una reunion depromocion para el 22 de Diciembre.
Te dejo dos mail para que te comunique con nosotros,si estas interesado:
CNMM_EGRESADOS87@YAHOO.COM.AR
gfguess@gmail.com

Saludos.
Gustavo.

Roberto Sánchez dijo...

que dijiste?

salud y buenos alimentos

Diego Fernández dijo...

Si cada vez que dijo un ahá (o ajá, ¿cómo es?) es que no escucho o que entiendo que no me escucharon, entonces mi problema más grave. Normalmente, utilizo más el "claro", porque parece más atención y encima le doy la razón al que habla, que se va contento por la vida. Es que no me canso de hacer buenas acciones... Impecable el blog Jorge, un abrazo grande. Nunca te dije GRACIAS POR TODO, aprovecho ahora.