Buscar este blog

martes, 25 de septiembre de 2007

De los pelos!


La pregunta del millón que me hago es por qué no cerraré la bocota.
Tuve ese arranque estético que me impele cada tanto a cortarme el pelo. La mayoría de las veces, viene siendo un tema dominado: cortar un 10% de largo, entresacar bastante y sacarme una especie de virulana que se me forma contra las orejas y la nuca, debajo de lo melenístico.
Pero no, el tipo se empeña en hacer hablar a las piedras. El peluquero parecía de los dedicados a lo suyo, concentrado en su quehacer, atento a elegir la música que lo acompañaría en su rutina antipilosa. Tenía que romper el silencio y entrar a sacar temas de debajo de la bata. Primero la música, después vaya a saberse por qué, el programa de Peter Capusoto y sus videos. Ese fue el detonante de una charla animada y amistosa, he allí donde la consigna de corte se fue al mas profundo de los carajos.
Hasta ahora me ocurrió siempre con tacheros. Pese a que los tengo en la categoría de fachos, justicieros, hadadescos, botones y mala onda, cuando encuentro la menor empatía o afinidad en el tema mas nimio, mi regusto por la conversación me lleva a una consecuencia insoportable. El tipo sistemáticamente baja la velocidad, como se va entreteniendo con un tópico, pone el taxi a 20kms/h. Y ahí me arrepiento también (puta madre, qué me importan las armas iraníes, voy a llegar cuarenta minutos después) y trato de desinvolucrarme de la mesa de debate, pero ya es tarde, se ha puesto en funcionamiento el mecanismo de un tema te lleva al otro.
Salí de la peluquería tocándome los pelos recortados cada cinco pasos, tratando de reanimarlos para que crezcan. Me siento una mezcla de El Graduado con Bill Gates, con una cara de nabo enfermante. Yo y mi bocota. Lo peor es que mañana me tendré que encontrar con este extraño, con diez centímetros menos de filosofía de vida.
Cuál sería la conjugación en primera persona del singular, en el imperativo de "callar"?

5 comentarios:

Isis dijo...

Es terrible cuando un novio te dice "me voy a cortar el pelo"... y es terrible cuando a una no le queda otra que ir a la peluqueria porque (en mi caso) la ensalada de resortes ya va p el lado q quiere... ir a la peluqueria SIEMPRE tiene resultados azarosos... puede salir bien o mal... lamento q su resultado de la fecha no haya sido positivo. Esta muy bueno el blog... me encanto "la gente no sabe escuchar" a la gente no le interesa escuchar mas q su propia voz, es triste...
un beso (la alumna de julian q trabajaba en libros de la arena)

victor dijo...

aha

Roberto Sánchez dijo...

será el gen radial que nos impide callar a tiempo...

salud y buenos alimentos

Araña dijo...

Tendrías que ir de mi peluquera.
Justamente el sàbado pasado..casi me caigo de "bruces" cuando durante una hora habló, charló, dialogó conmigo (voy cada 2 meses, aclaro y por "canas" de fuerza mayor, usted me entiende) por primera vez en 8 años.
Al fin tenía una vida la mina (si, las mujeres somos chusmas, que le vamos a hacer??)

Un beso

La candorosa dijo...

¿Un gorro?... mmm no, ya no hace tanto frío.
¿Una capucha, como al pasar?... mmmm, lo mismo que la anterior, salvo que se haga pasar por uno del Ku KLux Klan.
¿Peluca?... el viento, la macana es el viento, como que por la costa se complicaría.
A ver... ¿pelarse? y listo!!!!
Un pelado con onda, re free!!
¿Tampoco?, bueno viejo, después no diga que uno no le pone voluntá a sus problemáticas existenciales!!!

Saludos peludos...