Ir al contenido principal

Paradojas 2 y 3



Sí, está al revés. Lo que escribí antes (Paradojas 1) está después en orden de lectura. Esa es la pequeña diferencia entre una página y un blog, snif.


Planteado lo que cuesta hacer nada, un gran paradoja, vayamos a la segunda y tercera de las paradojas que vengo hallando en este receso invernal.


Para ir despacio hay que apurarse: A menudo conducimos por una carretera (pretendo que este sitio llegue a ser internacional) y por equis causa queremos disminuir la velocidad. Para buscar un papel en la guantera sin aparcar, ponele. Hete allí que un camión está a unos metros por delante. Ir despacio tras él, generaría una molestia visual primero y un doble obstáculo después para quienes vienen atrás y quieren adelantarse. Deberemos entonces acelerar para pasar el camión. Y puede darse que tras revasar el camión, un micro esté en nuestro camino. Otra vez el problema, ir tras él significará tener que detenernos en cada parada, con el inconveniente de que nuestras luces de stop hace meses que no titilan. Será entonces cuando resolvamos pasar al bondi también. Pero, siendo una doble mano (la ruta 2 suponte), al querer pasar camión+micro, un automóvil viene de frente a todo lo que da. Es entonces cuando, en el paroxismo de la paradoja, debemos acelerar como locos para no darnos el palo y poder ir despacio.


Como no me gusta hablar por teléfono debería comprarme un celular: Vengo pensando que para cualquier cosa insignificante que hace a mis quehaceres, me veo en la obligación de efectuar un llamado que difícilmente se remita al asunto a comunicar. Que cómo están los niños, y a ver cuándo nos vemos y la mar en coche. Decididamente no es mi deporte favorito hablar por el aparato.

De modo que toda la vida me he reído como un vikingo ebrio cuando alguien me sugirió la conveniencia de tener un celular.

Pero en estos días dedicados a la contemplación del mundo, se me ha ocurrido que si yo tuviera uno de esos insoportables aparatuelos, podría reemplazar las llamadas por los inmundos pero mas expeditivos mensajes de texto. Un sms y listo, dije lo que tenía que decir y punto: (compré huevos p.ej). Y el otro no tendría tan siquiera la obligación de responderme.

Así que, dada mi tirria con el teléfono, tal vez opte por comprarme uno.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi estimado
¿Cuando te vas a decidir a escribir?
¡VOTO A BRIOS!
A propósito, despuntando esa manía de dejar algo en blanco y negro y halardeando la capasidá que uno habió alquirido con la vieja de casteyano (en mi epóca la lenjua ténia otros husos) te dejo la dirección de mi blog (Como veras, estoy hecho un moderno de la gran puta)
oopmdq.blogspot.com
Un abrazo Osvaldo
El gaucho ha dicho que…
gracias por el comentario en el blog jorgue... estaría bueno juntarnos a hablar un rato!! y lo de hablar con el ex suena bastante interesante!! jajaja nos estamos viendo un abrazo!!

Entradas populares de este blog

CARTA ABIERTA A LA SEÑO DE JARDÍN

Querida Seño Eugenia: Te agradecimos personalmente. Pero decido escribirlo, acaso para poder expresar mejor la dimensión de este “gracias”. Todos hacemos lo nuestro. Cada quien con su ocupación, con su trabajo, hace lo mejor que puede. A veces ponemos más ganas, otras menos. Y por cierto los agradecimientos no abundan, no es más ni menos –entendemos- que la responsabilidad que nos toca. Pero a vos sí queremos decirte gracias. Porque de todos los trabajos que existen, el tuyo tiene que ver con nuestra mayor riqueza: nuestros hijos. Y cada día del año dijimos gracias. Hoy, ya en la despedida, juntamos esas gratitudes para que te las lleves, para que tengas constancia de vos misma, de lo que pudiste generar en cada una de nuestras familias. Son pequeños gestos, tal vez. Contarnos que “hoy le dolió la panza”, que “hoy no quiso hablar”, que “se siente triste”, que está contento. Pequeño reporte cotidiano de nuestros pequeños, desde alguien que pasa con ellos 4 horas de sus días. Podría minimiza…

10 razones por las que enloquecimos con La Casa de Papel

EL SIGUIENTE ARTÍCULO PUEDE "SPOILEAR" UN POCO, YA QUE LO ESCRIBÍ HABIENDO VISTO LA SERIE COMPLETA. OTRO DÍA HABLAMOS DE CÓMO ESTÁ DE MAGNIFICADO ESE ASUNTO DE SPOILEAR.



Enloquecimos con La Casa de Papel, esta serie española producida para Antena3, que hace poco subiera Netflix (sólo una primera parte, a la segunda la tuvimos que buscar en los salvajes portales tipo series pepito) y que el fin de semana extralarge nos permitió ver maratónicamente.


La Casa de Papel narra como un grupo de atracadores, dirigidos desde afuera por un Profesor genio que lo previó (casi) todo, se adueña de la casa de la moneda española dentro de la cual se pone a imprimir sus propios euros, ganando tiempo con una serie de ardides a cuál más ingenioso, destinados todos a que de afuera crean que se trata de un simple asalto con rehenes para llevarse la plata que ya estaba. Hay más, el Profesor se enamora de la policía mediadora, con lo que casi se pudre toda la operación, pero al final no, etc. Vayan …

Hippies del orto

Proliferan. Están por todos lados. De cada grupo adonde manifiesto mi preocupación, salta un nuevo miembro, uno que me dice "bueno, yo también".
Son los neo-hippies (así los denominé yo mismo en un post; en este mismo). Personas de clase media que trafican "data" acerca de los maquiavélicos planes del sistema, y se van convenciendo de que hay ciertas formas de escapar. Van del veganismo a Linux, de la permacultura a no vacunar a sus hijos.

Pongamos algo en claro: a excepción del necio rechazo a la ciencia médica, muchos de sus planteos me parecen, en cierta medida, casi razonables.
Es cierto que el sistema-mundo-capitalista-opresor nos hace cosas malas. También es cierto que parte de esas maldades se corresponden al avance natural de nuestras formas de organización y de producción.

Porque que el hombre avance es natural. Antinatural sería que un cocodrilo haya diseñado facebook.

Elevan a la naturaleza a un grado mítico.

Ah, la madre naturaleza. Bien dijo en Los Si…