Buscar este blog

viernes, 6 de julio de 2007

Independencia




Celebramos hoy el día de la Independencia. No es exactamente hoy, pero el 9 es feriado. Dicen que festejar antes trae mala suerte, aunque, en el caso de la patria, eso corre mas bien para el 25 de mayo que es el cumpleaños. De todos modos, agarrarse huevo o teta del lado izquierdo, no sea cosa que -por ejemplo- se constituya una monarquía progresista que nos gobierne para siempre.
Lindos actos escolares. Porque fueron dos: Lara (3) hacía de paisana y Camila (10) de abanderada. Así que cantamos el himno en cada uno.
El himno: cierto es que el Himno Nacional Argentino interpretado por alguna banda militar representa en alto grado la visión castrense de la historia. Años de dictaduras e imposición de argentinidad a culatazos, nos hacen reactivos a todo lo que rememore el dominio castrense. Por eso Charly García, Gerardo Sanz, Pedro Aznar y Jairo han hecho reversiones de la canción patria muy bonitas. Ahora, me pasa algo con eso: la entonación que me enseñaron es la tradicional. De modo que cada vez que la maestra le da play a esas versiones civiles, me quedo todo el himno tratando de pegarle a los tonos. A tal punto que llega un momento en que no canto porque sé que no voy a acertar. Y si nos dejamos de joder y pasamos siempre el mismo? Digo, que se pase la versión de siempre y en la mitad la directora superponga "militares putos" con el micrófono que acopla.
El folklore: Lari estuvo muy bien en las dos pasadas por la Pulpería El Ombú. En una bailó la "Chacarela" y en la otra un chamamé. Claro, hubiésemos bailado mejor si nos hubiera tocado semejante paquete de compañero. Un rubio parecido a El Principito, se pasó ambas coreografías mas concentrado en su caballito de plástico que en seguir la coreo. También, a quién se le ocurre darle un juguete nuevo para un acto y, segundo, donde se ha visto un gaucho bailando a caballo.
Los Köstinger no somos muy inclinados al folklore, la verdad. Por eso, en señal de resistencia, nuestra paisana lució un vestidito fucsia, que solo es hallable en almacenes de ramos generales muy pro.
La bandera: Cami no quería perderse el acto de jardín que estaba antes. Mitad por amor a su hermanita y mitad para zafar de gimnasia (otra cosa que a nivel familiar nos parece antinatural). Después le tocó el turno de portar la bonaerense ( enseña a la que para no mellar el orgullo paterno hoy no haré referencias) con esa carita de nada que debe ponerse para estar a la altura del acontecimiento. Han hecho estragos los cráneos de Educación con sus disposiciones acerca de la bandera de ceremonias. Porque antes estaba prohibidísimo aplaudirla. Ahora resulta que no, que se puede. Pero en las idas y vueltas algunos quedaron de un lado y otros del otro. Cuestión que a la hora de las menciones, algunos aplaudimos desde el principio (para que nos toque cuando lleguen a nuestro retoño) y otros no. En el primer acto se aplaudió a cada uno y en el segundo quedé pagando en los dos primeros nombres y se apluadió todo al final. Puta, hay que hacer un curso para seguir el ritmo de los cambios.
El Himno 2: No puedo dejar de mirar a las criaturas, sobre todo las muy pequeñas, cuando se canta "cooooronados de gloria vivaaaaaaaaaaaaa mos.....o juremos con gloria morir". Detenido en la frase me quedo, sistemáticamente, todas las veces. Parece una promesa fuerte que entonamos toda la vida y que, a decir verdad, no atribuimos la importancia que reviste. Qué significará, hoy, vivir coronados de gloria, condición sin la cual no es soportable la vida, al punto de entregarla por mantener la condición. Qué es la gloria de un país? Responderlo sería discutir sobre nuestras utopías, cosa que ha pasado de moda.
Viva la Patria!!!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Chacarela: Fem. Barbarismo derivado de Chacarelo.
Chacarelo: Masc. Hìbrido gerardiano, cruza de Chacarita y abuelo. (Fuente. Diccionario de la Imaginaria Academia) Gabriel Garcìa De Andreis

Anónimo dijo...

Los actos de primaria son emotivos ,los de jardín son anécdotas imborrables para los padres.Nélida